top of page

21 elementos encontrados para ""

  • LA COMUNICACIÓN MEDIÁTICA DE LA IGLESIA EN UNA ÉPOCA DE CAMBIO

    Introducción Hablar de una nueva era a veces asusta a las personas de Iglesia, a veces les fascina. Una nueva etapa en la historia significa un cambio en la forma de pensar, actuar, planificar y evangelizar. Cada nueva era introduce procesos distintos y herramientas innovadoras relacionadas con la modernización de la comunicación y la transformación de toda la cultura. Algunas estructuras de comunicación se relajan, otras cristalizan, incluso en la Iglesia, a medida que el público adquiere competencias inéditas y tiene expectativas cada vez más innovadoras. La anterior era de los medios se caracterizaba por los mensajes unidireccionales: el destinatario tenía pocas herramientas para responder al mensaje recibido. En la nueva era de los medios, los destinatarios se relacionan con el contenido propuesto de forma interactiva y el emisor debe esperar que el destinatario actúe e interactúe. Cada cierto tiempo llega una nueva era de los medios de comunicación y este cambio es especialmente evidente en estos momentos. No cabe duda de que algunas formas de crear contenidos de hace unos años ya parecen arcaicas, porque los medios de comunicación, sobre todo los sociales, cambian de forma dinámica. Una nueva era en los medios de comunicación La era digital ha cambiado el mundo de la comunicación y seguirá revolucionándolo. Los usuarios de los medios de comunicación están esencialmente en contacto permanente con el mundo, los amigos, la familia, las noticias y los acontecimientos. La tecnología obliga a las audiencias a ser más activas y a buscar la innovación. A su vez, las empresas de todo el mundo están entrando en la nueva era de la comunicación con una profesionalidad increíble, ofreciendo a los usuarios productos relacionados con todos los ámbitos de la vida humana [1]. Además, en la era de los nuevos medios, cada usuario puede ser una fuente de noticias. Las tecnologías de la información y la comunicación hacen posible que, en principio, un solo usuario de los medios pueda convertirse en una agencia privada de noticias que influya en millones de personas de todo el mundo [2]. Las habilidades adquiridas en la creación de contenidos, el conocimiento de los medios sociales y de Internet (SEO, algoritmos) son suficientes para difundir la información como un virus (viral), que tarde o temprano llega a muchos rincones del mundo. La consultora de relaciones públicas, Anastasiya Golovatenko afirma que el año 2021, durante la pandemia de Covid-19, marcó el inicio de una nueva era de la comunicación en las redes sociales. La consultora esboza cinco tendencias de la era cambiante de la mensajería: mayor énfasis en las estrategias digitales y SEO, creación de enormes cantidades de contenido, los eventos virtuales pasarán a formar parte de la comunicación corporativa, las ventas en línea crecerán rápidamente y los altos directivos de comunicación (CEO) estarán a la vanguardia [3]. Y Michelle Marasch Ouellette, especialista en relaciones públicas, comunicación de crisis, planificación estratégica y narración de historias, afirma que el mundo ha cambiado radicalmente la forma de comunicarnos desde la pandemia. Estos son algunos principios del cambio en el estilo de comunicación: la necesidad de ser auténtico, escuchar activamente a la audiencia, hablar un nuevo lenguaje, trabajar en estrecha colaboración con el público objetivo y ofrecer un mensaje vinculado a valores [4]. En 2017, el experto y autoridad en branding Andy Stalman (Mr. Branding) afirmó que no estamos en una era de cambio, sino que vivimos un cambio de época, y cada nueva época da lugar a una nueva persona. Según el experto, la esencia del nuevo hombre es el humanoffon , un ser humano que vive simultáneamente en los mundos offline y online , que hace una docena de años eran mundos diferentes, pero ya no lo son [5]. El cambio de época en los medios de comunicación se refiere a la evolución que se está produciendo en la forma en que la humanidad se comunica y recibe información. La metamorfosis de los medios de comunicación inspira el desarrollo social de manera significativa - el tema anterior puede encontrarse en diversas teorías sobre los medios de comunicación [6]. Los cambios tecnológicos, las tendencias y los hábitos tienen un impacto fundamental en estas transformaciones. El desarrollo tecnológico de los teléfonos inteligentes, el vídeo en línea, una Internet cada vez más rápida, la personalización de los contenidos o el marketing en línea conducen a los usuarios y a los organismos de radiodifusión a una nueva era. El encuentro de los procesos de globalización con los medios de comunicación aporta nuevas formas de comunicación y las acelera [7]. "La tecnología más dominante y objetivadora del futuro es sin duda Internet, definida como plataforma de comunicación, ciberespacio y nueva sociedad" [8]. La comunicación de la nueva era se caracteriza por centrarse en el público objetivo al que se quiere llegar para crear contenidos adecuados, teniendo en cuenta que el futuro de la comunicación está cada vez más en el mundo digital. Además, hay que prestar atención a la creación de una variedad de contenidos adaptados a canales de comunicación específicos; de ahí el papel de los llamados creadores de contenidos. El siguiente paso considera el uso de técnicas narrativas en la creación de contenidos, combinando hechos, narraciones y emociones y promoviendo un lenguaje de comunicación contemporáneo en los mensajes. Una nueva era en la Iglesia Las nuevas tecnologías y el desarrollo de Internet están cambiando la forma en que la Iglesia aborda la evangelización. Gracias a dispositivos desconocidos hace solo unos años, la Iglesia ha entrado en púlpitos que son vistos y oídos por miles de millones de personas en todo el mundo. En teoría, casi 3.000 millones de personas pueden seguir en Facebook, por ejemplo, una noticia pronunciada por personas de la Iglesia. Esta nueva era de evangelización es a veces desconcertante, otras veces un desafío al que muchas personas están respondiendo como un don del Espíritu Santo. Cabe añadir que uno de los mayores retos para la Iglesia a comienzos del siglo XXI es la comunicación bidireccional e interactiva, que se ha convertido prácticamente en algo cotidiano en lo que respecta a la comunicación mediática. Por consiguiente, la teología de la comunicación no solo se ocupa del ámbito religioso, sino que también ayuda a dar sentido a las formas seculares de comunicación en un mundo cambiante. Señala la centralidad de la persona como actitud fundamental y subraya la dimensión espiritual de la comunicación [9]. "Estamos viviendo un cambio de época: una metamorfosis no solo cultural, sino también antropológica, que genera nuevos lenguajes y descarta, sin discernimiento, los paradigmas que nos ha transmitido la historia" [10]. Ante nuestros ojos se está produciendo un cambio de época, y con él una reformulación de los paradigmas. Las transformaciones en la comunicación provocan cambios en la forma de llegar a la gente con el mensaje del Evangelio, que ha permanecido inalterado durante años. El Papa Francisco comprende esta situación e intenta convencer a los eclesiásticos para que se adapten a la nueva realidad. "Todo esto tiene una particular importancia en nuestro tiempo, porque no estamos viviendo simplemente una época de cambios, sino un cambio de época. Por tanto, estamos en uno de esos momentos en que los cambios no son más lineales, sino de profunda transformación” [11]. La anterior cultura de los encuentros cara a cara está dando paso a la comunicación a través de herramientas tecnológicas. Los seres humanos se comunican más rápido, pero a menudo sin contacto directo. Desaparecen las fronteras del tiempo y el espacio en la comunicación bidireccional y surge un sentido del poder gracias a los avances tecnológicos. Esto plantea una pregunta en el ámbito de la religión: ¿existe Dios también en el mundo virtual? La respuesta es inequívoca: Dios es omnipotente y, por tanto, también en el mundo digital puede ser reconocido a través de signos, símbolos e imágenes. Una imagen en el espacio virtual, por ejemplo, sigue siendo una herramienta, pero, al igual que las imágenes en iglesias y museos, puede convertirse en una forma de establecer una relación interpersonal con el Creador. Las herramientas de comunicación en el mundo digital pertenecen al mundo real y hacen posibles los procesos de evangelización en los vastos areópagos de los tiempos modernos [12]. Conclusión El siglo XXI se caracteriza por una nueva era de intercambio de información, que está entrando en territorio desconocido. Actualmente, las personas se comunican de forma diferente a como lo hacían hace diez años, y dentro de diez años esto podría cambiar radicalmente. La forma en que nos comunicamos y recibimos contenidos se está transformando. No se trata tanto de un cambio de época como de un cambio de era, tanto a nivel institucional como personal. Internet, las redes sociales o la inteligencia artificial han revolucionado la forma en que los seres humanos interactuamos, especialmente con herramientas modernas, creando contenidos diferentes y explorando nuevos canales de comunicación. Los medios de comunicación en el rompecabezas cultural-religioso-comunicativo están definiendo tendencias progresistas, vinculadas al mundo digital. Por lo que respecta a la Iglesia, el reto consiste en encontrar un equilibrio entre la evangelización, la transmisión de valores y la utilización de los medios modernos para transmitir información en un espacio mediático saturado. En este sentido, la Iglesia necesita una comunicación multicanal e interactiva y adaptarse a las realidades cambiantes, ya que ha recibido de Jesucristo la tarea de evangelizar el mundo entero, incluido el continente digital, que no es tan pequeño. Maciej Makula SDB Note ISPGRUP, The new era of communication: digital communication, https://www.ispgrup.cat/nueva-era-la-comunicacion-digital/ . Paolo Mancini, The evolution of communication: old and new media, https://www.treccani.it/enciclopedia/l-evoluzione-della-comunicazione-vecchi-e-nuovi-media_%28Atlante-Geopolitico%29/ . Entrepreneur, Anastasiya Golovatenko, Five trends signalling a new era in communication, https://www.entrepreneur.com/en-ae/growth-strategies/five-trends-signalling-a-new-era-in-communication/364001 . PRsay, Michelle Marasch Ouellette, 7 Rules for a New Era of Communications, https://prsay.prsa.org/2021/01/06/7-rules-for-a-new-era-of-communications/ . Diario de Mallorca, David Arráez Palma, Andy Stalman: "We arenot in an era of change, but in a change of era", https://www.diariodemallorca.es/economia/foro-negocios-businessdm/2017/01/27/andy-stalman-cambio-cambio-3476168.html ; Andy Stalman, Humanoffon: Is the internet changing us as human beings?, Deusto 2018. Stanisław Michalczyk, Teorie mediów w nauce o komunikowaniu, in: M. Kita, M. Ślawska (red.), Transdyscyplinarność badań nad komunikacją medialną, T. 1, Stan wiedzy i postulaty badawcze (33-51), Katowice 2012, p. 36-38; Marek Łuczak, Media jako katalizator globalizacji, Media i społeczeństwo, nr 6/2016, p. 16. Asy Briggs, Peter Burke, Społeczna historia mediów, tłum. J. Jedliński, Warszawa 2010, p. 21. Marek Łuczak, Rola nowych technologii w ewolucji globalizacji, Studia Ekonomiczne. Zeszyty Naukowe Uniwersytetu Ekonomicznego w Katowicach, nr 317, 2017, p.13. Bianchi Jean, Bourgeois Henri, Theology and communication, in Franco LEVER - Pier Cesare Revolt - Adriano ZANACCHI (edd.), Communication. Dictionary of Sciences and Techniques, www.lacomunicazione.it . 10.Francesco, Patto Educativo Globale, https://www.educationglobalcompact.org/resources/Risorse/vademecum-italiano.pdf . 11.Audience of the Holy Father with the Roman Curia on the occasion of the presentation of Christmas greetings, 21.12.2019, https://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2019/12/21/1022/02087.html#inglese . 12.Jan Kazimierz Przybyłowski, Komunikacja w nowej kulturze i w Kościele, Studia Włocławskie 20, 2018, pp. 363-374.

  • Inteligencia Artificial: diez preguntas fundamentales

    Hace algún tiempo, Tik Tok viralizó un filtro llamado “Inteligencia Artificial”. Muchos usuarios, después de subir su imagen, estaban fascinados de que la imagen captada se transformaba en una nueva imagen caricaturizada, idealizada y casi perfecta de cómo nos veríamos representados en un estilo animado. Por otra parte, parece que la nueva plataforma de Chat GPT sigue avanzando. Con la última actualización del Chat GPT 4, una versión mejorada de OpenAI, se puede entender y generar texto, audio e imágenes, mejorando la interacción con los usuarios y automatizando las tareas, casi como un asistente virtual de nivel experto, pues incluye la posibilidad de anexar los documentos digitales y trabajar directamente sobre ellos. Pareciera que no estamos tan lejos de aquello que hemos visto en algunas películas de Steven Spielberg, en las que las máquinas realizaban muchas tareas por nosotros. Lo cierto es que la tecnología digital avanza rápidamente y las innovaciones no se hacen esperar. Damos por descontado que conocemos todos los aspectos de las novedades del mundo digital. Pero también es clara la brecha creada por edad, analfabetismo digital, falta de acceso a internet, resistencias al cambio, pobreza, entre otros. Pensando en ello, como comunicadores debemos ser los primeros en educar e informar de las novedades, descubrimientos y desarrollos que competen al gran mundo de la comunicación y la tecnología. Por ello, compartimos estas diez preguntas que nos ayudan a tener claridad de los avances actuales y cuál debería ser nuestra posición en referencia a la Inteligencia Artificial (IA). 1. ¿Qué es la IA? La IA es un ramo de la informática que permite la programación y proyección de sistemas de hardware y software en un modo que se permita dotar a las maquinas con características de funcionalidad típicamente humanas, tratando de recrear algún tipo de inteligencia, basado en la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner: lógico-matemática, lingüística, espacial, musical, kinestésico-corporal, intrapersonal, interpersonal, naturalista. 2. ¿Cómo funciona la IA? Los sistemas de IA son desarrollados con el principio básico de los Algoritmos (sucesión de pasos que definen una operación sobre unos datos para conseguir resultados). En este sentido, los sistemas de IA realizan cálculos, no solo de datos abstractos, sino también de datos organizados, haciendo comparaciones y eligiendo tendencias. 3. ¿Cuál es la fuente de información de la IA? La IA trabaja con datos suministrados por seres humanos. La información se convierte datos de secuencias básicas numéricas. Estas secuencias son interpretadas y permiten las comparaciones. Diversos algoritmos intervienen y al final presentan la elección realizada sobre la base de la información global suministrada. Con esta información, los sistemas se retroalimentan y mejoran sus elecciones y resultados. 4. ¿Podemos decir que la IA es verdadera inteligencia? Lo primero que podemos afirmar es que la IA no es conciencia humana ni tampoco animal. No hablamos en este sentido de inteligencia como capacidad de raciocinio y de conciencia. Solamente podemos decir que es un sistema que presenta resultados en base a una cantidad enorme de cálculos y elecciones comparativas a partir de datos numéricos. 5. ¿La IA es una computadora que habla con nosotros? Los sistemas de IA no son una computadora, son sistemas soportados en servidores digitales o físicos, en sentido estricto, no son “una” computadora. Claramente podemos decir que son software proyectados para simular conversaciones y responder rápidamente. La simulación es muy detallada, por lo cual las respuestas son muy rápidas, precisas y articuladas. 6. ¿Es útil la IA? Es evidente que todo desarrollo tecnológico y digital tiene sus beneficios. El tema ético indica que en sí misma la tecnología no tiene propósito negativo, lo cual no salva que pueda ser utilizado en beneficio particular, sin considerar a los demás. En consecuencia, la IA puede ayudar a mejorar las capacidades y el progreso humano, pero una falta de criterio de solidaridad puede traer consecuencias negativas para algunos. 7. ¿Cuáles son los desafíos éticos para el uso de la IA? El desarrollo tecnológico de la IA también tiene su impacto en la acción humana. Actualmente los problemas técnicos como: la programación con principios discriminatorios; la seguridad y protección de la privacidad de cada usuario; la transparencia y responsabilidad de las empresas desarrolladoras de esta tecnología, deben ser atendidos y clarificados por las autoridades. Del mismo modo, los efectos sociales como: la reducción de puestos de trabajo a causa de la automatización con la IA; la autonomía de decisiones de la IA que influencia las decisiones personales; la educación y alfabetización digitales; el costo social y ambiental del desarrollo de éstas tecnologías, actualmente no son atendidos en las políticas de los estados o instituciones gubernamentales. 8. ¿Qué dice la Iglesia sobre la IA? El Papa Francisco, desde el año 2019, ha advertido la novedad y riesgos de la IA. En febrero 2020 se desarrolló en el Vaticano un Congreso sobre la IA. En su discurso durante el congreso, el Papa Francisco advirtió que la IA es un don, pero necesita una ética adecuada para ser utilizada en modo responsable. En el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, del 01 enero 2024, insistió nuevamente: "Es necesario ser conscientes de las rápidas transformaciones que están ocurriendo y gestionarlas de modo que se puedan salvaguardar los derechos humanos fundamentales". Su presencia en la reunión del G7, en junio 2024, fue una novedad y no desaprovechó la oportunidad para recordar que la IA se ha convertido en un instrumento potentísimo, utilizado en diversas áreas del actuar humano desde la medicina hasta la cultura, desde la comunicación hasta la política. Pero, también manifestó la ambivalencia de este instrumento: “De un lado, entusiasma por las posibilidades que ofrece, pero del otro genera temor por las consecuencias que deja entrever”. Con todo ello, la Iglesia no está negada a la novedad tecnológica, por el contrario, pide un uso adecuado siempre al bien de la humanidad. 9. ¿Salesianos e IA? Por el papel tan importante que tiene la IA en el mundo juvenil y de la educación, los salesianos han abordado este desafío en modos y momentos diversos. Un gran desafío es la respuesta del modelo pedagógico salesiano del encuentro y la cercanía que debe formar con una integración ética y responsable de frente a las nuevas tecnologías. Por otro lado, recientemente se creó la Comisión Salesiana Internacional para la Inteligencia Artificial (ISCAI en inglés) buscando aprovechar los beneficios de la IA y abordar las implicaciones que esta genera en el ámbito de los valores y principios. El mes pasado fue presentado en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma el libro “Intelligenza artificiale. In cerca di umanità”, el cual intenta responder a la pregunta hecha por el Papa Francisco en la última Jornada de las Comunicaciones Sociales: ¿Qué es, entonces, el hombre? ¿Cuál es su especificidad y cuál será el futuro de nuestra especie llamada homo sapiens en la era de las inteligencias artificiales? 10. ¿Cuál debería ser nuestra posición de frente a la IA? Como padres y madres de familia, educadores, formadores, pastores, no podemos dejar a un lado los avances de la sociedad digital. Es para nosotros una obligación mantenernos actualizados y tener sentido crítico para poder orientar el uso de las nuevas tecnologías y de la innovación digital. Así mismo, tenemos el deber de educar en una sana conciencia que permita la elección de los principios del bien común y del progreso de todos. La tentación de un individualismo exacerbado, alimentado por las facilidades de lo virtual, podría llevarnos a perder el sentido de la humanidad. Para finalizar, no olvidemos que la inteligencia y las relaciones humanas se desarrollan en el contacto diario y real con los otros y en la valoración de los resultados de su aplicación. Asumamos el reto de conocer cada vez más de las oportunidades que nos brinda el mundo digital y hagamos el esfuerzo de hacer crecer los criterios de un uso responsable de los medios tecnológicos y digitales que nos ofrece el mundo actual. P. Carlos Méndez, sdb carlosmendezsdb@gmail.com

  • Gen X, Gen Y, Gen Z, Gen Alpha, Gen C - diferencias en la comunicación

    Introducción Los procesos de comunicación siempre han fascinado a estudiosos y publicistas. Bilateral, mediada, corporativa, oral, escrita, masiva, verbal, no verbal, marketing; características, formas, tipos y obstáculos para una comunicación eficaz son solo algunos de los temas de este campo. En los últimos años, se han hecho cada vez más populares las teorías de la comunicación en las organizaciones, como la descrita con gran detalle por Thomas Erikson, psicólogo sueco especializado en comunicación social. Empresas y corporaciones mundiales confían en su obra para lograr una comunicación cada vez más eficaz entre el nivel directivo y los empleados, así como entre un grupo de colegas entre sí. Erikson explica que cada persona tiene su propia forma de comunicarse y, por tanto, también de colaborar y dirigir a los demás si es necesario. Según su teoría, las personas pueden clasificarse en cuatro grupos, que Erikson definió como colores: rojo, amarillo, verde y azul [1]. Lo mismo ocurre con el análisis transaccional, que describe cómo se transmiten los mensajes: padre, adulto, hijo. Esta teoría, respaldada por la práctica, determina desde qué punto se comunica una persona con otra, normalmente en función de su madurez emocional y de los conflictos internos no resueltos. Este concepto, creado por Eric Berne, explica que las emociones sentidas, las expectativas y la comunicación en las relaciones interpersonales pueden ser muy variables [2]. El mismo mensaje, pronunciado por la misma persona, en el mismo lugar y al mismo tiempo, puede ser entendido por personas diferentes de maneras muy distintas, incluso opuestas. ¿Por qué ocurre esto? Los estudios demuestran que no existe una única forma estandarizada de comunicarse, ni una única forma estandarizada de recibir mensajes. Además, el rápido desarrollo de los procesos tecnológicos determina las formas en que nos comunicamos, ya sea en la familia, en la escuela, en la empresa o en la iglesia. Simplificando y generalizando mucho, puede decirse que las personas nacidas antes de la invención de Internet se comunican de forma diferente a las que han nacido con un smartphone en las manos . Así pues, las diferencias generacionales, cada vez más pronunciadas en los últimos años, se están convirtiendo en un factor complementario de la comunicación interpersonal. Los expertos en comunicación hablan de Generación X, Y, Z, Alpha y C, es decir, Gen X, Gen Y, Gen Z, Gen Alpha y Gen C. En el contexto de las diferencias generacionales, la comprensión de la tecnología y, por tanto, de cómo se transmiten y reciben los contenidos, la comunicación se vuelve a veces bastante complicada e incluso mutuamente incomprensible. A ello se añaden los respectivos contextos culturales que favorecen o dificultan la comunicación. El siguiente artículo ilustrará brevemente las diferencias fundamentales entre las generaciones X, Y, Z, Alpha y C, así como las discrepancias en la transmisión y recepción de mensajes por parte de estas generaciones. Debido al reducido tamaño de este artículo, se omitirá una descripción de las dos generaciones anteriores. La primera es la generación de los mayores, nacidos antes o durante la Segunda Guerra Mundial; se les denomina Generación de la Guerra o Generación de Entreguerras o Generación Silenciosa. Este grupo de personas utilizaba principalmente la prensa y la radio desde una edad temprana y se caracterizaba por su compromiso con un lugar, una ética y unas tradiciones. La generación de los Baby Boomers (BB), en cambio, está formada por los nacidos después de la Segunda Guerra Mundial hasta 1964 aproximadamente, en el llamado boom demográfico. Su mundo mediático está formado principalmente por la prensa, la radio y la televisión [3]. Gen X Las personas de esta generación nacieron entre 1965 y 1980. Los representantes de este grupo de edad se describen como emprendedores y atentos al equilibrio entre trabajo y vida privada. Se caracterizan por una gran actividad física y mental, responsabilidad, adhesión a los valores familiares y atención al desarrollo de competencias. Valoran la responsabilidad compartida en el trabajo y el apoyo de los demás. Nacieron en una época en la que los medios de comunicación eran unidireccionales: prensa y radio, seguidas de la televisión. A algunos les cuesta adaptarse al mundo de Internet y los teléfonos inteligentes. La Gen X tiende a ser segura de sí misma, capaz de adaptarse a nuevas condiciones, establece conexiones correctas de forma natural y responde bien a la retroalimentación que recibe, especialmente a la crítica directa. Les gusta que se respete su tiempo y experiencia, y están dispuestos a expresar opiniones equilibradas tanto en asuntos laborales como familiares. Valoran su reputación, que también está vinculada a la calidad de la información que proporcionan. Se caracterizan por el ingenio, el pensamiento lógico y una fuerte motivación para resolver los problemas de forma constructiva. Al mismo tiempo, la Gen X tiene una fuerte necesidad de crear relaciones basadas en la confianza. La Generación X aprecian las nuevas tecnologías, el consiguiente aumento de la eficacia en el trabajo y muestran una gran comprensión de los nuevos avances en el campo de la comunicación. La transición del mundo analógico a la digital ha creado en ellos la necesidad de buscar nuevas soluciones, les ha sensibilizado hacia un enfoque crítico de las innovaciones tecnológicas y les ha dado una fuerte motivación para aprender innovaciones técnicas. Las personas que representan a esta generación suelen combinar fácilmente las formas tradicionales de comunicación con actividades modernas, colaborativas y digitales. Son los que empezaron a crear chats de grupo y a hacerse selfies; son usuarios muy concientizados de las redes sociales. Los representantes de esta generación suelen preferir las llamadas de voz o los correos electrónicos. Son muy sensibles a los mensajes de marketing. "Es una generación para la que la comunicación cara a cara es un valor en sí misma. Además de la comunicación mediada, de la que no pueden prescindir, valoran la singularidad de las relaciones cara a cara, que no pueden ser sustituidas por ninguna otra" [4]. Utilizan las redes sociales, sobre todo para conectar con sus amigos. La comunicación con la Generación X requiere franqueza, especificidad, un alto grado de respeto por el interlocutor y su tiempo, apertura al debate y al intercambio, autenticidad y sinceridad; a menudo se caracterizan por una confianza extrema o un escepticismo extremo. Gen Y Los representantes de la Gen Y -también conocida como Millennials, Generación WWW, Generación Net, Generación Pulgarcito, Digital Nation- nacieron, convencionalmente, entre 1981 y 1996. Esta generación alcanzó la mayoría de edad durante el nacimiento y desarrollo inicial de Internet, a la que tuvo que adaptarse gradualmente. Los términos Inmigrantes Digitales y Nativos Digitales se utilizan en la literatura para referirse al grupo social en cuestión. Los primeros, Inmigrantes Digitales, son personas que han aprendido a usar las tecnologías digitales en una determinada etapa de su vida adulta. Los nativos digitales, en cambio, están familiarizados con la tecnología desde la infancia y han crecido en su presencia. Los representantes de esta generación suelen ser ambiciosos y estar dispuestos a alcanzar sus objetivos. La tecnología moderna se ha convertido en parte de su vida cotidiana, a pesar de que nacieron en el llamado mundo analógico, justo antes de la revolución tecnológica. La generación Y se desenvuelve mejor que la generación Z en el análisis de la información obtenida de Internet y con mucho trabajo a la vez [5]. En su mayoría están mejor formados que la generación anterior y hablan más lenguas extranjeras. También intentan hacer de su trabajo profesional una pasión, aprecian los retos, se cuidan, necesitan cambiar su entorno, desarrollarse a sí mismos y sus habilidades. En el trabajo, suelen tener un enfoque asociativo con los compañeros. Suelen huir del consumismo y valoran la calidad de vida. Les gusta tener sus propias opiniones, que se les aprecie y expresarse en un contexto de colaboración en grupo. La Generación Y se distingue por los siguientes comportamientos: necesidad de estar en línea la mayor parte del tiempo, multitarea, uso frecuente de las redes sociales en línea, crecimiento en un mundo acelerado, creación de contenidos propios (UGC) y creencia de que la tecnología es su aliada [6]. En cuanto a las ventajas, cabe mencionar la apertura a otras culturas, el conocimiento profundo de Internet, los procesos de información en el mundo digital, las nuevas tecnologías de la comunicación, la división de la atención, la capacidad superior a la media para trabajar en grupo y la orientación hacia el desarrollo y el aprendizaje. "El nivel de utilización de los medios electrónicos en la vida cotidiana se ha convertido para esta generación en una especie de marcador de pertenencia, incluso en un modo de vida, y tiene un impacto significativo en muchos de sus aspectos, incluyendo, entre otros, las relaciones interpersonales, el sistema de valores al que se adhiere, la actividad profesional, los intereses, así como el comportamiento de consumo de esta generación" [7]. El modo de comunicación preferido de esta generación son las redes sociales, las aplicaciones móviles y, para asuntos importantes, las reuniones cara a cara. Les encanta recibir información por SMS, procesarla y responder cuando es necesario. No les gustan las llamadas telefónicas cara a cara. En Internet y las redes sociales, aprecian su propia presencia y la de los demás, el contenido generado por el usuario (UGC) y el marketing en tiempo real (RTM) [8]. Para esta generación, el estatus y el alcance en las redes sociales importan mucho. Según los estudios, se llevan bastante bien con sus padres, mejor que otras generaciones. "Los medios sociales desempeñan un papel relevante en la vida de la Generación Y, que influye significativamente en la realidad cotidiana de los Millennials, y en particular en la especificidad de los procesos de comunicación que tienen lugar, tanto entre los miembros de este grupo como en sus procesos de comunicación con el entorno más amplio. (...) son una plataforma para intercambiar información, establecer contactos y crear su propia imagen" [9]. Comunicarse con la Generación Y requiere el uso de diferentes canales de comunicación, autenticidad, sinceridad, claridad y sencillez del lenguaje y flexibilidad; respetar su libertad para tomar decisiones, escuchar sugerencias, apoyar las oportunidades para desarrollar y mejorar sus habilidades; comprender su mentalidad a la hora de abordar el equilibrio entre trabajo y vida privada, divertirse y sentirse estimulado para adquirir nuevas habilidades y creatividad. Gen Z Las personas de esta generación nacieron convencionalmente entre 1997 y 2012, una época dominada por el desarrollo de la tecnología. A veces se les llama Centennial, Digitarian, iGen, Plural, Post-Millennial, Zoomers. La Gen Z domina las tecnologías digitales; de hecho, Internet forma parte de su ADN. Debido a su alta sensibilidad a ciertos procesos globales, dan más voz a los temas sociales en línea. Los representantes de esta generación a veces descuidan las relaciones interpersonales, son multitareas, independientes y, como consumidores, exigentes. Los frecuentes cambios de trabajo son una forma de adquirir cada vez más experiencia que derivan de la necesidad de estimulación constante, esto parece ser natural para esta generación. La Gen Z tiende a tener una naturaleza creativa, está muy centrada en el éxito y el autodesarrollo y tiene grandes expectativas de su empleador. Suelen expresar sus opiniones con claridad, tienen una alta autoestima y les resulta fácil encontrar información. La tecnología es su entorno natural, se mueven con soltura en el mundo virtual y se caracterizan por la multitarea . Prefieren la comunicación electrónica y a veces tienen dificultades con las interacciones cara a cara. "Desde pequeños viven entre pantallas: portátiles, smartphones, tablets. Inmersos en el mundo digital, no pueden imaginar la vida sin Internet, las redes sociales, los gadgets" [10]. Les fascinan las nuevas redes sociales y el marketing de influencers. Según los investigadores Mark McCrindle y Ashley Fell, esta generación se describe como: digital, global, social, móvil y visual [11].  "Pueden hacer muchas cosas al mismo tiempo. Les resulta difícil concentrarse en una sola actividad: su atención está sujeta a distracciones. Son bombardeados por miles de anuncios, nadan en un mar de aplicaciones y la información no es la mercancía que buscan, sino el aire que están acostumbrados a respirar. (...) Están constantemente conectados a Internet: en casa, fuera de casa, cuando trabajan, hablan, se relajan, viajan" [12]. Las herramientas de comunicación diaria de esta generación son las redes sociales, especialmente las más recientes; las aplicaciones móviles, las videollamadas y otras herramientas que ofrecen un contacto rápido. Es poco probable que la Gen Z encienda la televisión; buscan información y entretenimiento en Internet y las redes sociales; siempre han operado en un mundo virtual. No les gustan las llamadas telefónicas; utilizan las redes sociales para el contacto directo; les gusta ir al grano. Esperan comentarios sobre su trabajo y a menudo expresan su insatisfacción y critican el trabajo de los demás. Usan Internet para conectarse con el mundo y esperan un feedback inmediato e incluso más rápido que la Generación Y [13]. La Generación Z está cambiando enormemente la forma en que las sociedades se comunican. El desarrollo de la tecnología ha tenido un impacto directo en la forma en que reaccionan ante su entorno. Por ejemplo, dan por sentadas las compras en línea. Los representantes de esta generación están muy presentes socialmente en línea y muestran un fuerte apego a los dispositivos móviles, a través de los cuales buscan la comunicación personal. Tienden a crear comunidades en línea en torno a opiniones e intereses similares. Las personas de esta generación son realistas en su valoración de la realidad, están orientadas al diálogo, son sensibles a la lógica en su comunicación y se comunican bien con las personas mayores de la Generación BB. A la hora de comunicarse con la Generación Z, es importante tener en cuenta la fuerte influencia de la comunicación visual, las imágenes, los vídeos y los gráficos, la expresión de mensajes breves y concisos, el alto valor de los medios sociales, la expectativa de una respuesta rápida a los mensajes y la autenticidad y personalización de los contenidos. Gen Alpha Así se ha definido a la última generación de personas nacidas entre 2012 y la actualidad, también conocida como Google Kids. Este nombre, Gen Alpha, derivado del alfabeto griego, fue adoptado por académicos y publicistas tras el "agotamiento" del alfabeto romano [14]. Según The Atlantic, una revista estadounidense que cubre política, negocios, cultura y tecnología, los representantes de esta generación son expertos en tecnología, el teclado se sustituye a menudo por el habla, pasan mucho tiempo delante de una pantalla, tienen períodos de atención más cortos, tienen menos interacciones sociales, sus estilos de juego y aprendizaje se basan en gran medida en la tecnología y las aplicaciones, y el aprendizaje experimental desempeña un papel clave [15]. Las personas de esta generación tienen una fuerte necesidad de logro, autonomía y reconocimiento, mientras que el narcisismo, la intolerancia a la ambigüedad, la asunción de riesgos y la búsqueda de atención pueden ser rasgos fuertes. Es importante imprimir en ellos, durante el proceso educativo, las virtudes y valores adecuados, la gestión de las emociones, el pensamiento crítico, el trabajo en equipo, la conciencia social y cultural, la construcción de relaciones estables y la interacción saludable con la tecnología en la vida diaria [16]. La realidad de la Gen Alpha está llena de iPods, iPads, iPhones, gadgets electrónicos, Internet de las Cosas (IoT). En esta generación, el mundo físico se entrelaza con el mundo virtual (que es lo más real que existe), con la inteligencia artificial (IA, Chat GPT) o la realidad aumentada (RA) [17]. Los representantes de esta generación no conocen un mundo sin redes sociales; el smartphone les acompaña desde su nacimiento, sustituyendo a menudo al ordenador portátil o de escritorio y, en función de los avances tecnológicos, convirtiéndose en la principal herramienta para comunicarse con los demás. La Generación Alpha espera soluciones tecnológicas funcionales y adaptadas a sus necesidades; tienen oportunidades interesantes en comparación con las generaciones anteriores; están creciendo como parte de una sociedad creativa y poco convencional [18]. A la hora de comunicarse con la Generación Alpha, es crucial comprender sus hábitos y preferencias, la esencia de crecer en un mundo digital, el valor de la comunicación visual e interactiva, la corta capacidad de atención, la preferencia por mensajes rápidos y específicos, el gran valor de los medios sociales, especialmente los más nuevos, la autenticidad y la diversidad. Los representantes de esta generación, aún menores de edad, se caracterizan por la responsabilidad social, la sostenibilidad, la transparencia en la comunicación y el compromiso con temas importantes. El periodo pandémico y pospandémico hizo que las herramientas digitales desempeñaran un papel relevante en sus interacciones con la gente. Sin embargo, valoran la autenticidad y la transparencia en sus interacciones, volviéndose muy sensibles a temas como la ecología, la sostenibilidad, el ahorro de energía y agua, la separación de residuos y el respeto por los alimentos. Se comunican de forma fluida e interactiva, con un alto grado de implicación. Los lugares donde se intercambia información son, de forma equivalente y natural, el mundo "real" y el mundo digital, que se interpenetran y forman un mundo real común. Las formas más comunes de recibir y transmitir información digital son el vídeo, las imágenes y el sonido; la comunicación visual puede ser, por tanto, una solución clave [19]. Gen C Existe otro término en la literatura y el periodismo, Generación C, que agrupa a todos los consumidores de medios de comunicación, independientemente de su edad - la única condición es la relativa constancia de estar conectado a Internet - de ahí el nombre "C" - "conectado".  La Gen C no está vinculada a la edad ni a la fecha de nacimiento y sus miembros utilizan la tecnología moderna en la mayoría de los ámbitos de su vida, a menudo de forma instintiva. Los consumidores de la Gen C no suelen ser usuarios de los medios de comunicación tradicionales; viven en el continente digital, usan principalmente teléfonos inteligentes y ordenadores portátiles y están conectados a Internet prácticamente todo el tiempo. Los miembros de esta generación están al día de la información sobre el mundo [20]. La Generación C rompe con las ideas preconcebidas sobre la actividad en línea. El 65% de esta generación tiene menos de 35 años, pero su acercamiento a Internet tiende un puente entre generaciones. Los participantes de este grupo se comprometen en línea con marcas, contenidos y comunidades; consumen vídeos, artículos y otros contenidos de Internet en grandes cantidades; viven y respiran Internet y son consumidores activos que esperan un marketing inteligente [21]. La Gen C es un poderoso grupo global de consumidores a los que les gusta ser creativos, conectarse y crear comunidades. Las personas de esta generación buscan información sobre la realidad que les rodea, al tiempo que forman parte activa de Internet. Los miembros de esta comunidad no se limitan a consumir contenidos pasivamente, sino que, según las investigaciones, el 90% de ellos producen contenidos en línea al menos una vez al mes. Se convierten en apasionados defensores de la marca elegida; dos tercios admiten hablar bien en Internet de una marca que satisface sus expectativas. Se caracterizan por el activismo de los consumidores; el 56% actúa tras ver un anuncio de un producto o servicio relevante. Utilizan YouTube con regularidad; el 76% de los representantes de la Gen C visitan esta plataforma al menos semanalmente y el 36% a diario [22]. Una parte significativa del tiempo de la Generación C lo ocupan las retransmisiones en directo, que les permiten estar al día de los últimos acontecimientos y tendencias. También aprecian las reacciones y comentarios en las redes sociales. A la hora de comunicarse con esta generación, es importante tener en cuenta su gran implicación en la creación y el consumo de contenidos digitales, su uso de los medios sociales y el intercambio de información y opiniones en plataformas; su consumo frecuente de contenidos de vídeo, su autenticidad y transparencia, su preferencia por la comunicación bidireccional y su compromiso mutuo en la comunicación. Los representantes de esta generación utilizan Internet de las siguientes maneras: están constantemente conectados ( connection ), crean comunidades ( community ), se comunican a través de estas comunidades ( communication ), son muy creativos en la creación de contenidos ( creation, content ), se les llama "siempre haciendo clic" (always clicking) [23]. Conclusión La comunicación, incluso en la obra salesiana, especialmente con los jóvenes, es multiforme y no tiene fronteras rígidas. Las distinciones anteriores son solo teóricas y hay que tener en cuenta que las generaciones se "mezclan" entre sí. Con las distinciones adoptadas, el educador y el comunicador pueden aprender comportamientos y modos de comunicación dentro de las generaciones y entre ellas. El propio educador también debe ser consciente de a qué generación pertenece y con qué estilo preferido se comunica con los demás, lo que puede tener un impacto decisivo en su trabajo diario.  Comprender las diferencias presentes, combinar los pensamientos y acciones de personas de distintas generaciones y diferentes estilos de comunicación puede convertirse en la clave de una buena colaboración y comprensión mutua. La colaboración intergeneracional caracterizada por una buena comunicación puede dar resultados tangibles. Sheryl Sandberg, antigua directora de Operaciones de Facebook, representa a la Generación X. En cambio, Mark Zuckerberg, fundador y CEO, pertenece a la Generación Y, los Millennials. Gracias a su colaboración, por primera vez en la historia, mil millones de personas utilizaron Facebook en un solo día [24]. Este ejemplo muestra cómo diferentes puntos de vista y visiones del mundo y procesos de comunicación pueden contribuir a grandes éxitos a escala internacional. Por otra parte, la cooperación mutua ayuda a eliminar estereotipos, prejuicios y mitos asociados a las distintas generaciones y también a identificar conflictos de comunicación intergeneracionales. A la luz de lo anterior, vale la pena buscar respuestas a las siguientes preguntas: ¿Qué caracteriza a las distintas generaciones en el trabajo salesiano, en el trabajo educativo, en el mercado laboral? ¿Qué esperan de mí las otras generaciones en materia de comunicación? ¿Por qué es necesario adaptar el mensaje? ¿Cuáles son las motivaciones de las distintas generaciones? ¿Cómo dirijo a los representantes de las distintas generaciones en mi institución? ¿Cómo manejo el conflicto de comunicación que surge de los diferentes enfoques de comunicación? Estas preguntas conducen a un mayor compromiso con el aprendizaje de las formas de comunicación preferidas de las distintas generaciones, así como a una fructífera cooperación intergeneracional en muchos proyectos y trabajos educativos. La Familia Salesiana, en virtud del carisma presentado, toca con toda su conciencia los temas y los modos de comunicación de cada joven generación. Los avances tecnológicos inciden en la cultura y también en los paradigmas comunicativos, que interpelan constantemente a quienes trabajan y educan en el espíritu de San Juan Bosco. De ahí la importancia de conocer a las nuevas generaciones que presentan características y comportamientos comunicativos a menudo positivamente sorprendentes, ayudados por una tecnología y unos modos de crear procesos comunicativos sin precedentes. El enorme potencial educativo, humano, afectivo, psico-físico y espiritual nos permite reconocer que la Familia Salesiana está a la vanguardia en el mundo, en términos de educación y comunicación en cada una de las sucesivas generaciones jóvenes. Maciej Makula SDB Note Thomas Erikson, Surrounded by idiots: The four types of human behavior and how to effectively communicate with each in business (and in life), St. Martin’s Essentials, New York 2019. Thomas A. Harris, I'm Ok, You're Ok: A practical guide to Transactional Analysis, Cornerstone, 2012. Małgorzata Gruchoła, Osoby starsze w świecie nowych mediów i technologii, Teologia i Moralność, Volumen 15 (2020), numer 2 (28), p. 49. Magdalena Wasylewicz, Transformacja sposobu komunikowania się pokolenia X, Y, Z – bilans zysków i strat, Zeszyty Naukowe Wyższej Szkoły Humanitas. Pedagogika, 2016 (13), p. 133-141. Humaira Raslie, Su-Hie Ting, Gen Y and Gen Z Communication Style, Estudios de Economìa Aplicada, Volumen: 39-1, p. 10-11. Małgorzata Gruchoła, Od Pokolenia X do Pokolenia Alpha – wartości mediów, [w:] Iwona Hofman, Danuta Kępa-Figura (red.), Współczesne media: wartości w mediach, wartości mediów, T. 2, Wartości mediów, Lublin 2014, p. 39-40. Sylwia Kuczamer-Kłopotowska, Rola mediów społecznościowych w komunikacji pokolenia Y, Handel wewnętrzny 3 (362) 2016, p. 216-219. Julia Paduszyńska, Pokolenia X, Y i Z. Jak do nich trafić z komunikacją marketingową?, https://www.marketing-automation.pl/pokolenia-x-y-i-z-jak-do-nich-trafic-z-komunikacja-marketingowa/ . Sylwia Kuczamer-Kłopotowska, Rola mediów społecznościowych…, p. 224. Julia Paduszyńska, Pokolenia X, Y i Z... Mark McCrindle, Ashley Fell, Understanding Generation Z: Recruiting, training and leading the next generation. Norwest NSW: McCrindle Research Pty Ltd, 2019, p. 10-23. Małgorzata Gruchoła, Od Pokolenia X do Pokolenia Alpha… , p. 42. Humaira Raslie, Su-Hie Ting, Gen Y and Gen Z communication style…, p. 10-11. Ádám Nagy, Attila Kölcsey, Generation Alpha: Marketing or Science?, 2017, Acta Technologica Dubnicae volume 7, 2017, issue 1. The Atlantic, Joe Pinsker, https://www.theatlantic.com/family/archive/2020/02/generation-after-gen-z-named-alpha/606862/ , Magdalena Burda, Content marketing dla pokolenia Alfa, https://k2precise.pl/blog/content-marketing-dla-pokolenia-alfa/ ; Rushan Ziatdinov, Juanee Cilliers, Generation Alpha: Understanding the next cohort of university students, European Journal of Contemporary Education 10 (3) 2021: 783-789, p. 9. Amrit Kumar Jha, Understanding Generation Alpha, Indian Institute of Technology Kharagpur, 2020, https://www.researchgate.net/publication/342347030_Understanding_Generation_Alpha , p. 9. Małgorzata Gruchoła, Osoby starsze…, p. 49-51. Małgorzata Gruchoła , Generation alpha – a new dimension of identity? KUL, Rozprawy Społeczne 2016, Tom 10, Nr 3, p. 8. Educational marketing, Giulia Cattoni, Gen Alpha: 5 idee per comunicare agli studenti di scuole primarie e secondarie, https://www.educationmarketing.it/attualita-e-tendenze/gen-alpha-5-idee-per-comunicare-agli-studenti-di-scuole-primarie-e-secondarie/ . Energy Resourcing, 6 things you need to know about Generation C, https://energyresourcing.com/blog/6-things-you-need-to-know-about-generation-c . Rich Media, Introducing Generation C, https://www.richmedia.com/richideas/articles/introducing-generation-c . Think with Google, The Power of Gen C: Connecting with Your Best Customers, https://www.thinkwithgoogle.com/consumer-insights/the-power-of-gen-c/ . Home.pl , Nowa generacja konsumentów – kim są i jak się z nimi komunikować?, https://blog.home.pl/2015/02/nowa-generacja-konsumentow-kim-sa-i-jak-sie-z-nimi-komunikowac/ . Vanessa Van Edwards, Science of People, How to communicate with people from different generations, https://www.scienceofpeople.com/communication-generations/ .

  • LOS JÓVENES COMO PROTAGONISTAS EN LAS REDES SOCIALES

    Introducción Desde hace aproximadamente una década, las redes sociales se han convertido en islas de evangelización en las que florecen cada vez más iniciativas. A su vez, las nuevas tecnologías están allanando el camino a formas innovadoras de comunicación y ayudando a influir en la evangelización en aguas desconocidas. Las nuevas generaciones de niños y jóvenes se están familiarizando de forma natural con las posibilidades que ofrece la comunicación digital y se están convirtiendo en protagonistas de acciones concretas. Incluso el Papa Francisco, en su Exhortación apostólica postsinodal Christus Vivit, dirigida a los jóvenes y a todo el pueblo de Dios, anima a las nuevas generaciones a mirar a la Iglesia con ojos nuevos y a ser valientes en sus acciones. Los jóvenes de la Generación Z y Alfa se están convirtiendo en la fuerza motriz de los esfuerzos de evangelización de la Iglesia. Adquiriendo experiencia, una cultura mediática relevante y aprendiendo principios éticos, están llevando a la Iglesia a areópagos hasta ahora desconocidos. Echan sus redes evangélicas y llegan a los habitantes del "continente digital" con un ingenio, a menudo imaginativo, para "vivir en medio del mundo y de la sociedad, para evangelizar sus diversas instancias, hacer crecer la paz, la convivencia, la justicia, los derechos humanos, la misericordia, y extender así el Reino de Dios en el mundo"[1]. Con la ayuda de educadores experimentados, teóricos y profesionales de los medios de comunicación, están construyendo los cimientos de nuevas formas de evangelización en línea. Descubrir los signos de los tiempos, crear herramientas y lanzar proyectos con los jóvenes en el ámbito de los medios de comunicación se está convirtiendo en un reto urgente para la Iglesia del siglo XXI. Los medios sociales están fermentando como una levadura para la acción pastoral e incluso para la proclamación del kerigma. De ahí la importancia de una formación adecuada, del trabajo en red con los jóvenes de todo el mundo y de la evangelización con los jóvenes en línea. El siguiente artículo, partiendo de la exhortación Christus Vivit, presentará algunas reflexiones sobre la enseñanza de la Iglesia sobre la implicación de los jóvenes en los proyectos de los medios de comunicación - "[...], ya que se mueven tan bien en las redes sociales, hay que convocarlos para que las llenen de Dios, de fraternidad, de compromiso"[2]. Entorno digital La exhortación Christus Vivit, en los números 86-90, presenta el entorno digital como una característica indispensable del mundo moderno. La cultura se "informatiza" cada vez más, las formas de comunicación cambian, el mundo digital digitaliza la cultura, obstaculizando, a veces, el establecimiento y el desarrollo de las relaciones interpersonales, que pueden adoptar incluso una forma inhumana que deprecia la dignidad humana (pornografía, fake news, dark web, ciberacoso). Sin embargo, Internet se ha convertido en un lugar de presencia cotidiana para millones de jóvenes, que a veces consideran el contacto virtual como la única comunicación adecuada y saludable. Las generaciones más jóvenes se enfrentan, por tanto, al reto de interactuar con madurez en los mundos real y virtual [3]. El mundo digital puede ser peligroso; puede engañar lanzando a uno a las aguas de la soledad o el aislamiento emocional. Sin embargo, están naciendo jóvenes "que también son creativos y a veces brillantes en estos ámbitos. Como, por ejemplo, el joven Venerable Carlos Acutis"[4]. Este joven de la Iglesia católica comprendió los mecanismos de comunicación en Internet; era consciente de los peligros, no cayó en las trampas y, al mismo tiempo, utilizó sus especiales habilidades y las nuevas tecnologías para la evangelización con perfecta precisión y perspicacia [5]. En cuanto a las innovaciones en el mundo digital, recientemente se ha hecho inmensamente popular la llamada inteligencia artificial, es decir, un sistema informático avanzado programado que intenta igualar la inteligencia humana realizando diversas tareas. El conocido ChatGPT, diseñado por OpenAI, es una herramienta que implementa la inteligencia artificial, y su misión es beneficiar a toda la humanidad [6]. El anuncio del Evangelio en los distintos ámbitos digitales presupone un diálogo con la cultura. "La evangelización requiere un interés concreto por el mundo de los medios de comunicación: son la vía en la que, sobre todo en los nuevos medios, encontramos a muchas personas, sus muchas preguntas y sus muchas expectativas"[7]. Por otra parte, la cultura digital actual puede provocar un sentimiento de orfandad y "Tenemos que aceptar que toda la sabiduría que necesitamos para la vida no puede encerrarse en los límites que imponen los actuales recursos de comunicación"[8]. La cultura digital, que conduce a una transformación cultural, está teniendo un profundo impacto en nuestra capacidad para comunicarnos, aprender y establecer relaciones, y las nuevas tecnologías y el desarrollo de Internet están cambiando la forma en que enfocamos la evangelización en la Iglesia. "Estamos viviendo un cambio de época: una metamorfosis no solo cultural, sino también antropológica, generadora de nuevos lenguajes (...)"[9]. Evangelización digital Hace muchos años, en 1976, el Papa Pablo VI escribió proféticamente sobre los medios de la nueva evangelización: "Este problema de cómo evangelizar es siempre actual, porque las maneras de evangelizar cambian según las diversas circunstancias de tiempo, lugar, cultura; por eso plantean casi un desafío a nuestra capacidad de descubrir y adaptar"[10]. A su vez, el Papa Juan Pablo II vio claramente que el desarrollo de los medios de comunicación traería nuevas oportunidades para la evangelización: "Para la Iglesia, el nuevo mundo del ciberespacio es una llamada a la gran aventura de usar su potencial para proclamar el mensaje evangélico"[11]. El Papa Benedicto XVI también fue consciente de la importancia de la generación digital y de la riqueza que aportan las nuevas tecnologías, que son un regalo para la Iglesia y el mundo. "A vosotros, jóvenes, que casi espontáneamente os sentís en sintonía con estos nuevos medios de comunicación, os corresponde de manera particular la tarea de evangelizar este "continente digital"[12]. En su mensaje para la 48ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales en 2014, el Papa Francisco invitó entonces en particular a los jóvenes a ser audaces en sus esfuerzos de evangelización: "No tengan miedo de hacerse ciudadanos del mundo digital. (...) En este contexto, la revolución de los medios de comunicación y de la información constituye un desafío grande y apasionante que requiere energías renovadas y una imaginación nueva para transmitir a los demás la belleza de Dios"[13]. A su vez, en la introducción al libro "La Iglesia en el mundo digital. Instrumentos y propuestas', Francisco escribió que los jóvenes tienen un papel especial que desempeñar en los nuevos modos de comunicación. "Sabemos que lo virtual nunca podrá sustituir la belleza de los encuentros cara a cara. Pero el mundo digital está habitado y debe ser habitado por los cristianos"[14]. La doctrina de la Iglesia apoya el uso del entorno digital para la evangelización. Así lo confirman numerosos documentos, como los Mensajes para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que piden un compromiso responsable en la nueva evangelización. La revolución tecnológica que se está produciendo ante nuestros ojos exige compromiso y una nueva perspectiva. Ciertamente, la mejor respuesta a este desafío la pueden dar los jóvenes que, con su ingenio, aportan una gran frescura a la Iglesia [15]. "En efecto, queda mucho por hacer para aprender a escuchar; y para comprometer y educar a los jóvenes nativos digitales (...). La web y las redes sociales pueden ser habitadas por quienes dan testimonio de la belleza de la fe cristiana, por quienes proponen historias de fe y de caridad vivida (...)"[16]. Familia Salesiana Digital La Familia Salesiana, por su propia naturaleza, está llamada a trabajar con los jóvenes. Los cambios tecnológicos y de civilización plantean nuevos interrogantes sobre la presencia del carisma salesiano en el ambiente digital y sobre la evangelización en el mundo digital, que desde hace algún tiempo se ha convertido en el ambiente natural de los jóvenes. La Familia Salesiana y cada uno de sus miembros tienen muchas y singulares predisposiciones para lanzar al mar del continente misionero digital, como venimos observando desde hace años en todos los continentes. Esto se hizo particularmente evidente durante la pandemia, cuando se movilizaron enormes fuerzas salesianas para contactar digitalmente con los jóvenes. Muchas instituciones salesianas presentaron actividades profesionales en este sentido, que tuvieron y siguen teniendo resultados tangibles. En cuanto a la implicación de la Familia Salesiana en actividades educativas, informativas y evangelizadoras en los medios de comunicación tradicionales y sociales, cabe mencionar lo siguiente: Los canales de televisión y radios salesianas, las revistas y boletines informativos, el Boletín Salesiano, la gran implicación mediática durante el periodo de la pandemia, las emisiones online, el marketing de influencers, la profesionalización de los contenidos, la formación de portavoces para muchas instituciones, la gestión profesional de las crisis de comunicación, la hábil gestión de la información institucional interna y externa, la creciente sensibilización en estudios, formación y cursos sobre medios y comunicación, la organización de simposios y conferencias relacionadas con las nuevas tendencias como el desarrollo de la inteligencia artificial, el metaverso o el live streaming. Además, se imparten cursos de formación sobre los riesgos de las redes sociales: ciberacoso, fake news, deep fakes, patostreaming, ciberbullying, tabnabbing, exclusión digital, phishing, vishing, smishing, scam, FOMO, flaming, trolling, hate speech, sexting, sextortion, stalking, child grooming, virus informáticos, spam, botnets y muchos otros. A veces, la falta de una comprensión adecuada de la doctrina de la Iglesia sobre los medios de comunicación y la falta de motivación para trabajar ampliamente con los jóvenes en la creación e implementación de los proyectos mediáticos salesianos pueden resultar problemáticas. Las generaciones comunicativas, en particular Gen Y, Gen Z y Gen Alpha, están determinando hoy la forma de la comunicación interpersonal y corporativa, así como la de la Iglesia. Conviene recordar que la llamada comunicación mediada, aunque utilice medios sociales, no es una comunicación cara a cara, en directo, sino un modo de comunicación interpersonal lo más normal y apropiado posible. Comprender los procesos de comunicación contemporáneos y la evangelización en el mundo digital requiere preparación, estudio, estrategia, prudencia, trabajo en red, compromiso de recursos humanos y financieros y, sobre todo, un adecuado discernimiento espiritual. Conclusión El Papa Francisco confía en los jóvenes en el aspecto de la evangelización en las redes sociales. Solo les pide que estimulen sus aspiraciones, entusiasmo e iniciativas en este campo, porque las redes sociales pueden convertirse en un lugar para el anuncio del kerigma y un renovado deseo de experimentar al Dios personal [17]. El Papa anima a los jóvenes a crear activamente el futuro con valentía: "Por favor, no dejen que otros sean los protagonistas del cambio. Ustedes son los que tienen el futuro. Por ustedes entra el futuro en el mundo. A ustedes les pido que también sean protagonistas de este cambio" [18]. Los jóvenes evangelizadores llegan con su entusiasmo al mensaje del Evangelio tanto a creyentes como a no creyentes [19]. Por supuesto, las propuestas evangelizadoras en las redes sociales deben utilizarse con cuidado y precaución, pero dejarse llevar por el miedo no es compatible con la alegre noticia del Evangelio. Por eso Francisco se dirige a menudo a los jóvenes: "No tengan miedo de ir y llevar a Cristo a cualquier ambiente, hasta las periferias existenciales, (...) Y a ustedes, jóvenes, los quiere como sus instrumentos para derramar luz y esperanza, porque quiere contar con vuestra valentía, frescura y entusiasmo [20]. El continente digital es hoy la mayor zona misionera. El Papa Benedicto XVI ha animado a evangelizar este continente digital [21]. Los estudios sociológicos y las estadísticas demuestran que hoy en día el entorno natural de la juventud son las redes sociales y es ahí donde los jóvenes pasan la mayor parte de su tiempo. Las nuevas tecnologías son una interesante propuesta para la Iglesia universal y, utilizadas adecuadamente, pueden llegar al corazón de los fieles con el mensaje del Evangelio. Por último, conviene recordar las palabras de Juan Pablo II, que veía las nuevas tecnologías como inventos dados por Dios al hombre. Por eso, las palabras: "¡No tengáis miedo! No tengáis miedo de las nuevas tecnologías!" [22], son particularmente actuales. Maciej Makula SDB

  • ¿CÓMO COMUNICAR LA ECOLOGÍA? - SHAPING TOMORROW

    Introducción ¿Cómo comunicar la ecología? Esta pregunta parecía tener poca validez hace una década. Por una sencilla razón: el tema de la ecología no ocupaba las primeras páginas de los periódicos, no saltaba a los primeros puestos de las búsquedas en Internet y no estaba tan presente en la enseñanza de la Iglesia. Esto cambió tras la publicación de la encíclica Laudato si', en la que el Papa Francisco reaviva la preocupación por todo el mundo creado y el medio ambiente.  Llama a la crisis global por su nombre y propone diálogo y acciones concretas en la Iglesia y en la política internacional. Además, en 2023 se publicó la exhortación apostólica Laudate Deum, en la que Francisco aborda, entre otras cosas, el creciente papel del paradigma tecnocrático. El proceso de comunicación madura desempeña un papel fundamental en la cuestión mencionada. La profesionalidad en la educación y la información responsable sobre el medio ambiente tienen el potencial de contrarrestar el indiferentismo ante cuestiones que afectan a todas las personas del mundo. "Desgraciadamente, existe una indiferencia general ante estas tragedias, que siguen ocurriendo en distintas partes del mundo. La falta de reacción ante estos dramas de nuestros hermanos y hermanas es un signo de la pérdida de ese sentido de responsabilidad por nuestros semejantes en el que se basa toda sociedad civilizada” [1]. Una respuesta concreta a la pasividad generalizada es comunicar la ecología de manera responsable, en línea con la enseñanza de la Iglesia. Esta nueva tarea y este nuevo reto exigen un gran esfuerzo e iniciativas innovadoras por parte de quienes se dedican a la comunicación en la Iglesia. Al mismo tiempo, un enfoque crítico del mundo digital y del caos informativo es una garantía de que el poder de la tecnología se convertirá en un impulso para un mayor desarrollo humano [2]. De este modo, las formas audaces y creativas de comunicación en una era de la información transformada se convertirán en una voz poderosa que tocará las cuestiones medioambientales y conducirá a la conversión ecológica. Reconversión ecológica La expresión "conversión ecológica" fue utilizada por primera vez en la Iglesia por Juan Pablo II en 2001, durante una audiencia general. "Es necesario, por tanto, estimular y apoyar la 'conversión ecológica', que en las últimas décadas ha hecho a la humanidad más sensible a la catástrofe hacia la que se dirigía. El hombre ya no es un 'ministro' del Creador. Sino déspota autónomo, se está dando cuenta de que debe detenerse definitivamente ante el abismo"[3]. Estas palabras se han convertido en el germen de un profundo y fructífero debate hacia una preocupación universal por el medio ambiente. Después de varios años, Francisco vuelve a llamar a la humanidad a una conversión ecológica como respuesta a la crisis mundial. " Además, haciendo crecer las capacidades peculiares que Dios le ha dado, la conversión ecológica lleva al creyente a desarrollar su creatividad y su entusiasmo, para resolver los dramas del mundo, ofreciéndose a Dios «como un sacrificio vivo, santo y agradable»" [4]. En otro punto, llama la atención sobre la implicación de toda la comunidad humana en un proceso de conversión ecológica, cuyo fruto maduro será un cambio duradero [5]. Una iniciativa interesante en el ámbito indicado es la Plataforma de Acción Laudato si', creada en el Vaticano por iniciativa del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. Se inspira en la encíclica sobre ecología del Papa Francisco de 2015. Sus creadores pretenden emprender y promover acciones concretas para proteger el medio ambiente. En línea con Laudato si', hacen hincapié en la necesidad de una conversión ecológica y de encontrar soluciones reales y duraderas a la crisis ecológica. La plataforma es un espacio de búsqueda de respuestas y ofrece contenidos novedosos en varios idiomas, elaborados con la ayuda de expertos y socios de todo el mundo [6]. El Movimiento Laudato si', por su parte, define la conversión ecológica como una profunda transformación de las mentes y los corazones que conducirá a un mayor amor a Dios, a los demás y a la creación. En este proceso, cada persona puede contribuir positivamente a la crisis ecológica [7]. En su material promocional, los autores explican cómo y por qué someterse a la conversión ecológica, que implica cuatro pasos: Reconocer que hemos dañado la creación; Arrepentirse y volverse al Creador; Comprometerse a cambiar y convertirse en buenos administradores de la creación; Conversión comunitaria. Otra iniciativa interesante sobre la conversión ecológica es el libro Los diez mandamientos verdes de Laudato si'. En él, el autor, Joshtrom Isaac Kureethadam, presenta diez mandamientos sobre un nuevo enfoque del medio ambiente; he aquí algunos de ellos: Cuidar nuestra casa común en peligro; Escuchar el clamor de los pobres; Redescubrir una visión teológica del mundo natural; Reconocer que la destrucción de la creación es un pecado ecológico; Reconocer las raíces humanas de la crisis de nuestra casa común; Desarrollar la ecología integral, aprender una nueva forma de vivir en nuestra casa común; Educar para la ciudadanía ecológica; Practicar la espiritualidad ecológica; Cultivar las virtudes ecológicas [8]. El profesor Zdzisława Piątek define la conversión ecológica como un giro ético-económico, es decir, un cambio radical en la aproximación del hombre a la naturaleza, tan diferente de la apoteosis de la tesis única del antropocentrismo arrogante [9]. Del mismo modo, la doctrina de la Iglesia se refiere cada vez más a la conversión ecológica, teniendo en cuenta el comportamiento humano egocéntrico recurrente. Francisco, en una declaración, subrayó que esto solo será posible si los seres humanos reconocen las raíces humanas de la crisis ecológica, responden con auténtico arrepentimiento y se comprometen a promover la solidaridad y el respeto por el medio ambiente [10]. Comunicar la ecología La conversión ecológica se convierte en un fuerte estímulo para una comunicación responsable y profesional en la Iglesia sobre la ecología. El contenido de Laudato si' sienta las bases para ello y orienta acciones concretas. La encíclica no introduce una nueva doctrina sobre la ecología, pero su contenido abre ciertamente a la Iglesia a superar la indiferencia y el debate en la esfera pública [11]. "Necesitamos fortalecer la conciencia de que somos una sola familia humana. No hay fronteras ni barreras políticas o sociales que nos permitan aislarnos, y por eso mismo tampoco hay espacio para la globalización de la indiferencia" [12]. Una comunicación ecológica eficaz requiere un esfuerzo continuo y sostenido, apelando a valores universales para superar estereotipos, explicando los hechos de forma clara y concisa, y abogando por soluciones a nivel de los ciudadanos [13]. "Lamentablemente, muchos esfuerzos para buscar soluciones concretas a la crisis ambiental suelen ser frustrados no sólo por el rechazo de los poderosos, sino también por la falta de interés de los demás" [14]. En el mundo del siglo XXI, los cambios a múltiples niveles en las tecnologías de la información y la comunicación se suceden a un ritmo vertiginoso. La comunicación ecológica también forma parte de esta evolución. Implica interacciones formales e informales con el público, la creación de mensajes que tocan las esferas científica y emocional, y el intercambio de conocimientos, experiencias, proyectos y procesos. Muchas cuestiones medioambientales requieren la comprensión y el apoyo del público para cambiar comportamientos y hábitos. "En este marco, junto con la importancia de los pequeños gestos cotidianos, el amor social nos mueve a pensar en grandes estrategias que detengan eficazmente la degradación ambiental y alienten una cultura del cuidado que impregne toda la sociedad" [15]. Un ejemplo interesante de pensamiento estratégico sobre ecología es el curso de formación avanzada titulado Ecología Integral, organizado por la Facultad de Teología, Derecho Canónico y Filosofía de la Universidad Pontificia Antonianum. El curso incluye una sección sobre Ecología y Comunicación, impartida por el profesor Martín Carbajo Núñez [16]. El profesor aborda en sus publicaciones la ecología y la comunicación social de forma interdisciplinar y aporta una serie de postulados teóricos, pero también prácticos [17]. Ante la creciente demanda de buenas prácticas en este campo, a continuación, se presentará un ejemplo inspirador de comunicación ecológica en la práctica. Estudio de caso - Cáritas Polonia - Laudato si' [18] El siguiente capítulo presentará un estudio de caso de Cáritas Polonia Laudato si', que creó una campaña mediática profesional y ejemplar sobre comunicación medioambiental en Polonia. El capítulo se ha preparado gracias a la gran amabilidad de Dominika Chylewska de Polonia, responsable de Comunicación de Cáritas Laudato si', y a los materiales pertinentes que preparó y proporcionó. Expresamos nuestra gratitud a Dominika por su cooperación y ayuda. Establecer un objetivo de comunicación y un grupo destinatario claros Las actividades mediáticas del proyecto Laudato si' de Cáritas Polonia comenzaron en 2020 centrándose en encontrar un objetivo claro y definir un grupo destinatario.  Los autores especificaron el objetivo de la siguiente manera Sensibilizar a la opinión pública polaca y formar actitudes ecológicas, trasladando los principios de la ecología integral de la encíclica Laudato si' a una dimensión práctica en la vida de la Iglesia y de las comunidades locales. Los organizadores del proyecto dividieron el grupo destinatario en tres áreas precisas, para poder adaptar el lenguaje y las acciones adecuadas, que es la clave de unas actividades de comunicación eficaces. Estos son los distintos grupos: jóvenes interesados; circuladores y amigos de Cáritas; educadores de niños y jóvenes. El grupo de "jóvenes interesados" se caracteriza por los siguientes rasgos: estudian o trabajan, tienen entre veinte y treinta y cinco años, siguen a influencers, usan Instagram, ven YouTube, el bien común y las tradiciones son importantes para ellos, básicamente solo usan el móvil para comunicarse, el dinero no es lo más importante para ellos, intentan vivir de forma responsable, estudian o trabajan, la ecología es importante para ellos en teoría, pero no siempre saben cómo ponerla en práctica. El grupo "circuladores y amigos de Cáritas" se caracteriza por los siguientes rasgos: están familiarizados con el entorno de Cáritas, son de diferentes grupos de edad, a menudo forman parte de un grupo de voluntarios, la misión de la organización les resulta cercana pero el tema de la ecología es nuevo para ellos, están presentes en las conferencias diocesanas, en las listas de correo y en los eventos de Cáritas, y están presentes en los programas y proyectos existentes. El grupo "educadores de niños y jóvenes" se caracteriza por los siguientes rasgos: educan a niños y jóvenes, tienen entre treinta y cuarenta y nueve años, buscan formas interesantes de llegar a los jóvenes, son activistas sociales dinámicos, se comunican a través de teléfonos móviles y ordenadores, la enseñanza de la Iglesia es una autoridad para ellos, quieren transmitir buenos valores; este grupo está formado por sacerdotes, profesores, animadores de grupos, religiosas y voluntarios. Las actividades promocionales y mediáticas del proyecto se centraron principalmente en una campaña de promoción para cambiar la conciencia de lo que es la ecología y provocar cambios de hábitos. La campaña promocional se llevó a cabo en los medios de comunicación tradicionales, en las redes sociales y en la página web. Además, los iniciadores realizaron una serie de proyectos locales y talleres educativos Embassy Caritas Laudato si'. Creación de una identidad visual Los especialistas en comunicación prepararon la identidad visual del proyecto, basada en un lenguaje iconográfico. Esto incluyó la renovación del esquema cromático del logotipo, el desarrollo de fuentes y colores, la creación de elementos visuales clave, anuncios [19], material multimedia y promocional. Todo el proyecto se preparó con la ayuda de profesionales especializados en proyectos cristianos [20]. Todos los gadgets y materiales promocionales producidos se crearon en el espíritu de Laudato si' (por ejemplo, la Encíclica impresa en papel ecológico o un envase de champú [21]). También se creó un manual de instrucciones sobre cómo montar un taller ecológico con la ayuda de una embajada móvil [22]. El lenguaje de la comunicación En Polonia, la encíclica Laudato si' fue recibida de dos maneras: por un lado, con gran entusiasmo gracias a la fuerte voz de Francisco y, por otro, con una falta de comprensión de su contenido y de preguntas sobre por qué la Iglesia se preocupa fundamentalmente por la ecología. El tema ha dado lugar a muchos estereotipos y malentendidos. Por ello, el personal y los colaboradores de Cáritas Polonia Laudato si' organizaron una serie de reuniones y emprendieron actividades en los medios de comunicación para explicar al público los principios de la ecología integral. Los iniciadores crearon proyectos y mensajes concretos para explicar que la ecología no es una ideología, sino una actitud arraigada en la doctrina social católica y en la cultura y la tradición polacas, que nos han transmitido incluso las generaciones mayores [23]. Gracias a las actividades emprendidas, el lenguaje de la comunicación se ha adaptado al público local y al contexto cultural. Plan de comunicación El principal grupo objetivo de "jóvenes interesados" definió una dirección clara para las actividades de comunicación: una fuerte presencia en las redes sociales (Facebook e Instagram [24]). Se estableció un calendario de anuncios, inserciones y spots, y muchas de las acciones promocionales hacían referencia a periodos litúrgicos o acontecimientos de actualidad [25]. El plan de comunicación tuvo en cuenta momentos especiales del año, como la Semana Laudato si' [26], el proyecto Tiempo de Creación [27], el Día Mundial de la Tierra, así como el contacto regular con los medios de comunicación (dossiers de prensa para periodistas con textos, gráficos, audio y vídeo), la ampliación de la base de datos de medios de comunicación, la profundización de las relaciones personales con los periodistas, los anuncios televisivos y la comunicación constante en Internet. Una de las campañas más eficaces en los medios sociales fue la creación de un calendario de adviento que incluía tareas relacionadas con la ecología [28]. Cáritas Polonia Laudato si' preparó la comunicación mediática sobre ecología de forma profesional. Los autores empezaron con un presupuesto óptimo y los profesionales adecuados, después identificaron los grupos destinatarios y realizaron un análisis en profundidad de los mismos, establecieron objetivos de comunicación y marketing, analizaron los canales de comunicación en medios tradicionales y sociales, crearon una identidad visual, un plan de comunicación, se ocuparon de los contactos con periodistas, redacciones, responsables de medios sociales y personas influyentes, prepararon herramientas de medición útiles y se aseguraron de que el lenguaje del mensaje fuera preciso. Conclusión En los últimos años, la conciencia de la ecología integral ha aumentado considerablemente en la Iglesia y la sociedad. Sin embargo, se necesita tiempo para poner en marcha los procesos adecuados y cada vez hay una mayor implicación cívica. Todavía existen muchas barreras de comunicación en el campo de la ecología y el cambio climático. El lenguaje retorcido de la comunicación, el tono narrativo inadecuado, la resistencia emocional, la incomprensión de la doctrina de la Iglesia, la escasa difusión del contenido de los documentos eclesiásticos o la falta de asesoramiento de expertos crean barreras de comunicación y conducen al desconocimiento de los riesgos ecológicos [29]. Juan Pablo II comprendió la necesidad de un debate sólido sobre la ecología. Incluso Benedicto XVI, a veces llamado el "Papa verde" -verde- por sus referencias a la ecología, abogó por la protección del medio ambiente de forma práctica (la instalación de paneles solares en el Aula Pablo VI) [30]. Francisco, por su parte, se ha convertido en un promotor de la conversión ecológica y del protagonismo de la ecología integral y su dimensión práctica, como ejemplifica su decisión de convertir la residencia veraniega papal de Castel Gandolfo en un centro ecológico, el llamado Borgo Laudato si' [31]. Crear contenidos en los medios de comunicación relacionados con la Iglesia sobre el tema de la ecología es un reto interesante y bastante nuevo. La comunicación responsable sobre el medio ambiente suele ir precedida de la llamada conversión ecológica. En muchos países del mundo pueden observarse ejemplos interesantes e intrigantes de comunicación de la ecología de acuerdo con la doctrina de la Iglesia. Durante la oración del Ángelus del 21 de mayo de 2023, Francisco volvió a hacer un llamamiento a la colaboración y añadió que existe una gran necesidad de combinar el conocimiento y la creatividad en el campo de la ecología [32]. Este proceso está vinculado a la asimilación del concepto del deber de defender el bien común en la sociedad, que está estrechamente relacionado con la ecología integral [33]. Maciej Makula SDB

  • ESTADÍSTICAS - SHAPING TOMORROW

    Las estadísticas sobre Internet y los medios sociales abarcan una amplia gama de datos cuantitativos y cualitativos. El análisis de estos datos nos permite comprender mejor el mundo de la comunicación social y anticipar nuevas tendencias. A continuación, presentamos una selección de datos cuantitativos extraídos del último informe, de abril 2024, publicado en www.wearesocial.com. En el planeta hay 8,1 millones de personas, de las cuales 5,44 millones utilizan Internet (el 69,7% de la población) y 5,07 millones utilizan los medios sociales (el 62,6% de la población).  Alrededor de 2,66 millones de personas permanecen desconectadas. En comparación, en 2014 había 7,3 millones de personas en el mundo, 2,74 millones utilizaban Internet y 1,92 utilizaban los medios sociales. Los países con la edad media más baja: Níger (14,6), República Centroafricana (14,9), Chad (15,2), Somalia (15,3), Mali (15,3), República Democrática del Congo (15,6), Burundi (16,2), Angola (16,4), Uganda (16,4). En comparación, algunos países con la mediana de edad más alta: Mónaco (54,1), Japón (49,4), Italia (48), Hong Kong (46,2), Portugal (46). La edad mediana en todo el mundo es de 30,7 años. Los países con mayor número de personas sin acceso a Internet: Corea del Norte (no accesible para los ciudadanos de a pie), República Centroafricana (89,4%), Burundi (88,7%), Sudán del Sur (87,9%), Níger (83,1%), Yemen (82,3%), Afganistán (81,6%), Etiopía (80,6%), Burkina Faso (80,1%), Madagascar (79,4%). Velocidad mediana de conexión a Internet (megabits por segundo): Internet móvil (51,16 - download; 11,37 - upload), Internet fijo (92,26 - download; 44,65 - upload). Países con la mayor velocidad media de download de Internet a través de conexiones móviles (megabits por segundo): Qatar (286,42), Emiratos Árabes Unidos (284,21), Kuwait (216,96), Corea del Sur (173,95), Dinamarca (157,94), China (144,85), Noruega (141,40), Países Bajos (134,15), Arabia Saudí (125,19), Estados Unidos de América (122,74). Países con la velocidad media más lenta de download de Internet a través de conexiones móviles (megabits por segundo): Bielorrusia (11,86), Venezuela (11,43), Bolivia (9,92), Yemen (8,87), Haití (8,38), Tayikistán (8,14), Sudán (7,50), Afganistán (5,07), Cuba (3,84), Timor Oriental (3,34). Países con mayor velocidad media de download de Internet a través de conexiones fijas (megabits por segundo): Singapur (286,66), Chile (272,01), Hong Kong (270,72), Emiratos Árabes Unidos (257,14), Estados Unidos de América (242,38), Francia (240,36), China (238,17), Mónaco (236,00), Tailandia (226,36), Dinamarca (225,81). Países con la velocidad media más lenta de download de Internet a través de conexiones fijas (megabits por segundo): Botsuana (8,29), Turkmenistán (7,53), Yemen (7,38), Níger (6,16), Burundi (5,80), Gambia (5,51), Timor Oriental (4,81), Siria (3,71), Afganistán (3,03), Cuba (2,55). Principales motivos para utilizar Internet: buscar información (60,3%), mantenerse en contacto con amigos y familiares (56,8%), ver vídeos, programas de televisión y películas (52,3%), mantenerse al día de las noticias y los acontecimientos (50,8%), investigar cómo hacer las cosas (48,5%). Principales razones para utilizar las redes sociales: mantenerse en contacto con amigos y familiares (49,7%), llenar el tiempo libre (38,0%), leer noticias (34,3%), encontrar contenidos, por ejemplo, artículos, vídeos (30,0%), ver de qué se habla (28,8%), encontrar productos para comprar (26,8%), encontrar inspiración para cosas que hacer y comprar (26,4%), ver retransmisiones en directo (23,1%). Las plataformas sociales más utilizadas del mundo (en millones): Facebook (3,065), YouTube (2,504), Instagram (2,000), WhatsApp (2,000), TikTok (1,582). Dispositivos utilizados para acceder a Internet: teléfono móvil (96,3%), ordenador portátil o de sobremesa (62,2%). Datos celulares mensuales consumidos por el smartphone medio en todo el mundo: 26,2 GB. Tiempo medio diario dedicado al uso de las redes sociales: 2h 20 min. El informe completo está disponible aquí.

  • CRISIS MANAGEMENT - SHAPING TOMORROW

    Introducción Warren Buffett, empresario e inventor estadounidense considerado uno de los inversores con más éxito del mundo, dijo: 'Se tardan 20 años en labrarse una reputación y cinco minutos en arruinarla. Si piensa en ello, hará las cosas de forma diferente'. Las causas de las crisis de comunicación pueden variar desde las más simples hasta las más complejas. Una crisis puede deberse a declaraciones irreflexivas, emotivas o fuera de lugar. Los problemas pueden deberse a la falta de una respuesta adecuada a los acontecimientos, a la falta de valor para admitir un error o a una estrategia de comunicación inadecuada. O simplemente, una crisis de comunicación puede estar provocada por situaciones reales y dolorosas dentro de la institución. En cualquier caso, la comunicación de crisis debe gestionarse adecuadamente. En la era del rápido desarrollo de los medios digitales, es crucial adquirir habilidades en la gestión de la comunicación de crisis. No siempre es posible evitar las situaciones de crisis, pero podemos anticiparnos a ellas, prepararnos adecuadamente y aprender a reaccionar a tiempo. La formación de un equipo profesional de gestión de crisis es esencial, ya que debe ser capaz de intervenir con prontitud y, si es necesario, reconstruir la imagen de nuestra institución. Es crucial comprender que toda crisis mediática puede convertirse en una oportunidad. De hecho, comprender plenamente el panorama de los medios de comunicación es vital. Vivimos en un ciclo mediático 24/7, en el que cada individuo tiene un megáfono a través de los medios sociales, lo que ha cambiado radicalmente la forma en que nos expresamos hoy en día. Todo el mundo dispone también de las herramientas para gestionar el mensaje a través de los canales de comunicación. Sin embargo, en caso de crisis, es esencial hacer hincapié en la necesidad de contar con profesionales de la comunicación. Antes de la crisis Crisis: peligro y oportunidad En un discurso pronunciado en 1959, John F. Kennedy dijo claramente: "Cuando se escribe en chino, la palabra crisis tiene dos caracteres: uno representa el peligro y el otro la oportunidad". Aunque hoy se reconoce ampliamente que ésta no es la interpretación correcta de los caracteres chinos, la afirmación del presidente Kennedy sobre las oportunidades que presenta una crisis puede ser significativa. Las palabras de su discurso han sido ampliamente repetidas en los negocios, la educación, la política y los medios de comunicación. En un momento de crisis, nuestra decisión más crucial es cómo actuar. Es crucial recordar que nunca podemos pasar por alto el lado positivo de una situación de crisis. A veces, es precisamente durante una crisis cuando el mundo encuentra el impulso necesario para convertir retos aparentemente insuperables en oportunidades concretas. Hay que tener en cuenta lo siguiente, incluso antes de que se produzca una crisis: Implementar mecanismos preventivos, como cursos de formación sobre comunicación; Seleccionar un grupo de personas que incluya un coordinador; Formar a las figuras clave de la empresa para gestionar la comunicación en situaciones de crisis; Desarrollar procedimientos de comunicación específicos para hacer frente a posibles crisis; Crear un documento interno apropiado, un manual de crisis, que proporcione directrices detalladas para el personal durante situaciones críticas; Preparar plantillas listas de declaraciones de prensa, facilitando una respuesta oportuna y eficaz ante acontecimientos imprevistos; El papel del coordinador es de gran importancia, ya que requiere la elección de una persona que represente a las instituciones de forma competente, especialmente en situaciones de crisis; El responsable de prensa o portavoz no tiene por qué ser necesariamente un sacerdote; es crucial que los portavoces corporativos reciban la formación adecuada, teniendo en cuenta los escenarios de crisis; No subestimar la posibilidad de una crisis; la comunicación de crisis implica una preparación constante antes de que se produzca la situación; En el seno de la Iglesia, las crisis suelen ser el resultado de acciones concretas, como el abandono del sacerdocio, los abusos sexuales, el comportamiento inapropiado en Internet, el fraude financiero o las palabras descuidadas durante los sermones. Periodistas: aliados, no enemigos Un papel clave en la fase previa a la crisis es adoptar una actitud adecuada hacia los periodistas y garantizar la máxima transparencia en las situaciones de crisis. Un ejemplo elocuente fue la reunión sobre las Crisis en la Iglesia, realizada en el Vaticano en el 2019, en la que Valentina Alazraki pronunció un importante discurso. Del 21 al 24 de febrero de 2019 se celebró en Roma la cumbre vaticana sobre los abusos sexuales a menores, titulada "La protección de los menores en la Iglesia". El papa Francisco convocó a obispos de todo el mundo para reflexionar sobre los abusos sexuales y el acoso sexual. La oficina de prensa del Vaticano declaró que el objetivo de la reunión era dejar "absolutamente claro" a los obispos cómo prevenir y tratar los abusos sexuales. Valentina Alazraki, una experimentada periodista vaticana, que ha trabajado para cinco pontificados en cuatro décadas, fue una de las ponentes principales. Compartió palabras y pensamientos significativos que dejaron una profunda impresión en los participantes. Durante su presentación, Alazraki hizo hincapié en la falta de comunicación como otra forma de abuso, advirtiendo a los obispos que, si no son capaces de informar a los medios, a los fieles y a la opinión pública, el escándalo aumentará aún más. Los periodistas son aliados, no enemigos - estas palabras resultaron muy sugerentes para muchos obispos y periodistas. Valentina dijo: 'Si están en contra de los que cometen o encubren abusos, entonces estamos en el mismo bando. Podemos ser aliados, no enemigos. Le ayudaremos a encontrar las manzanas podridas y a vencer la resistencia para separarlas de las sanas. Pero si no se decide radicalmente a estar del lado de los niños, de las madres, de las familias, de la sociedad civil, hacen bien en tenernos miedo, porque los periodistas, que buscamos el bien común, seremos sus peores enemigos'. Durante la crisis En el contexto de una crisis y de la comunicación mediática relacionada con ella, surgen principios clave que, si se siguen con diligencia, mejoran significativamente la capacidad de comunicar las situaciones, a menudo intrincadas, de forma ordenada y transparente. Reglas básicas Eficacia y rapidez La respuesta a una crisis debe ser oportuna. La institución debe estar preparada para actuar a las pocas horas de producirse la crisis. Sin embargo, hay que recordar que en la era de los medios digitales, el tiempo de respuesta a una crisis se ha reducido prácticamente a una docena de minutos. Una acción de comunicación inmediata ayuda a minimizar los daños y a evitar la propagación de información errónea. Proporcionar información precisa, completa y oportuna evitará especulaciones. Comprender el origen de la crisis es esencial para abordarla de forma específica y eficaz. Equipo La formación de un equipo de gestión de crisis es imperativa. Este grupo debe estar formado por diversos profesionales, incluidos representantes de la dirección, abogados, especialistas en comunicación y personas con experiencia en el área específica de la crisis. El grupo debe preparar un plan de comunicación para la gestión de crisis a largo plazo. La gestión de crisis no termina con la publicación de la primera comunicación. Coordinador de comunicación En el vertiginoso y polifacético mundo actual de los medios de comunicación, toda situación de crisis requiere una persona responsable de la coordinación para garantizar que la gestión de la información sea eficaz y coherente. Esta persona garantiza la coherencia de la comunicación, la rapidez de la respuesta, integra la gestión de los diferentes canales de comunicación, establece y mantiene relaciones con los medios de comunicación, planifica y analiza estratégicamente la situación y coordina las actividades internas. Primera declaración (holding statement) La primera declaración a los medios de comunicación, conocida como ‘holding statement’, pretende confirmar lo sucedido sin entrar en detalles. En esta primera fase, no disponemos de toda la información y aún estamos verificando los hechos. El objetivo es comunicar que somos conscientes del incidente, estamos investigando las causas y, si es necesario, pedimos disculpas y expresamos nuestro pesar. Proporcionaremos detalles adicionales en un futuro próximo a medida que estén disponibles. Esta declaración debe emitirse lo antes posible, preferiblemente entre una y dos horas después del incidente, con una comunicación posterior. Por eso son necesarias las declaraciones preparadas, muy útiles en tiempos de crisis. Comunicación interna La comunicación interna es tan crucial como la externa. Los empleados deben estar informados sobre la situación, los planes de acción y su papel en la gestión de la crisis. Una comunicación interna eficaz debe incluir actualizaciones periódicas sobre la situación, directrices claras sobre qué hacer y respuestas a las preguntas más frecuentes. Es importante que los empleados sepan a dónde dirigirse para obtener más información y apoyo. Comunicación integrada En situaciones difíciles, la comunicación debe ser integrada. Los mismos mensajes deben aparecer en diferentes formas y canales en Internet, los medios sociales, la televisión, la radio, la prensa y en las comunicaciones internas de la institución. Se trata de mantener un mensaje coherente en todos los canales de comunicación. La comunicación de crisis requiere un enfoque proactivo. Es importante recordar en la comunicación que hay que ser empático con los afectados por la crisis, comprender sus preocupaciones y responder adecuadamente a sus necesidades. Supervisión Supervisar los medios de comunicación sociales y tradicionales es crucial durante una crisis. Seguir las reacciones de la gente, de los periodistas, responder a preguntas y comentarios y proporcionar actualizaciones son componentes esenciales de una comunicación eficaz. En la era de Internet, la información se difunde rápidamente a través de los medios sociales con un impacto significativo. Errores que se deben evitar Nunca en solitario Afrontar una crisis mediática en solitario le expone al riesgo de cometer errores de comunicación. Sin el apoyo de un equipo especializado, es fácil cometer errores, difundir información incompleta o inexacta y reaccionar de forma impulsiva en lugar de estratégica. La falta de experiencia en la gestión de crisis puede conducir a una comunicación desorganizada e ineficaz, que puede empeorar la situación en lugar de mejorarla. Responda siempre Ignorar las llamadas de los medios de comunicación y de los periodistas sólo genera más preguntas. La transparencia es esencial para gestionar eficazmente una crisis. Los medios de comunicación procesarán la historia con o sin nuestra participación. Ignorar la situación o retrasar la respuesta puede suponer una pérdida de control sobre la narración, teniendo en cuenta la rapidez con la que transcurre el tiempo en una crisis. Debe evitarse el uso de la frase "sin comentarios", ya que puede interpretarse como una confirmación de culpabilidad y un intento de ocultar información. Si es imposible se debe hablar de ciertos temas y dar una breve explicación para evitar el aspecto de ocultación de información. Portavoz Recientemente se han producido cambios en el enfoque del papel del responsable de prensa (portavoz) en situaciones de crisis. Antes, toda crisis requería que una persona fuera la principal fuente de información para los medios de comunicación y el público. Sin embargo, en el mundo actual, debido a la naturaleza de los medios de comunicación, el papel del responsable de prensa (portavoz) se ha reducido y el papel del coordinador de crisis es cada vez más crucial. Sin embargo, el responsable de prensa sigue teniendo que trabajar con todo el equipo y estar preparado de forma competente. Un portavoz no preparado puede no sólo no resolver una situación de crisis, sino crear otra. Evitar la culpabilización y las acusaciones Evitar culpar a los medios de comunicación o acusarlos directamente es crucial durante la gestión de una crisis. No hay nada peor para los periodistas que ser acusados sin fundamento, ya que esto puede agriar las relaciones y empeorar la situación. Los medios de comunicación desempeñan un papel crucial a la hora de informar al público y pueden ser poderosos aliados si se manejan correctamente. En lugar de hacer acusaciones, es más productivo colaborar con los periodistas, proporcionándoles información precisa y oportuna. Emociones Dejarse llevar por las emociones durante las apariciones públicas ante las cámaras, añadir emociones superfluas a los textos de las declaraciones escritas para los medios de comunicación, ofender a los periodistas, amenazar con emprender acciones legales contra ellos, perder el control de las emociones durante las ruedas de prensa y mostrar un comportamiento ansioso: todo esto es lo contrario de una lógica sana en situaciones de crisis. Primera declaración La publicación de una declaración no bien preparada para los medios de comunicación puede agravar la crisis. Una declaración no profesional tiene las siguientes características: se redacta sin consultar a los demás; está influida por las emociones; acusa a los medios y a los periodistas; defiende a los acusados y ataca a las víctimas de la situación de crisis; no incluye elementos de disculpa, voluntad de cooperar con las autoridades competentes, contacto con los periodistas, asistencia a las víctimas, transparencia en la comunicación. Una declaración de este tipo sólo puede agravar la crisis. Errores de los directivos En una institución en crisis, es crucial que la dirección no deje a la persona en crisis a cargo de la gestión o la comunicación de la institución. En tal situación, deben tomarse medidas correctivas, incluida la delegación de nuevas personas en estas funciones clave. Dejar a la persona objeto de la crisis en estos puestos suele acarrear más complicaciones. Velocidad de respuesta No responder con la suficiente rapidez a una crisis puede provocar una escalada del problema y empeorar la situación. En el mundo actual, en el que la información se difunde rápidamente a través de los medios sociales y los canales de noticias tradicionales, un retraso en la respuesta puede contribuir a la propagación de información errónea, especulaciones y rumores, que pueden dañar aún más la reputación de una institución. Después de la crisis Evaluación El primer paso del plan de recuperación tras una crisis es realizar un análisis exhaustivo de la situación. Esto implica la recopilación y el análisis de los datos pertinentes sobre la crisis, incluidas las causas, las consecuencias, la duración, el alcance y las partes interesadas. El análisis debe identificar los puntos fuertes y débiles de la respuesta de la organización, junto con las oportunidades y amenazas futuras. Debe examinarse la estrategia de comunicación existente (interna y externa), introduciendo cambios si es necesario para hacerla más precisa y moderna. Además, debe comprobarse si las plantillas de las declaraciones preparadas para los medios de comunicación han funcionado y cómo ha llevado a cabo sus tareas el coordinador. Formación Revisar la formación de los responsables de comunicación de crisis es un paso crucial que requiere calma y atención. Es importante evaluar periódicamente la eficacia de la formación e introducir actualizaciones o cambios en función de los nuevos retos y tendencias en el ámbito de la comunicación de crisis. La formación sobre la transformación digital y las herramientas relacionadas con la inteligencia artificial es muy importante. Comunicación interna Mantener y consolidar una comunicación interna adecuada sobre la institución es crucial, sobre todo centrándose en la situación posterior a la crisis. Una vez gestionada y resuelta la crisis, es importante seguir informando e implicando al personal sobre la evolución de la situación, las medidas adoptadas y los resultados obtenidos. Cuestiones jurídicas y de personal Si es necesario, realice los cambios oportunos en el personal de la institución. También debe prestarse atención a los procedimientos y a la finalización de todos los asuntos relacionados con las leyes estatales y eclesiásticas. Conclusión La gestión de la comunicación en situaciones de crisis requiere profesionalidad y la implicación de muchas personas. En tiempos de supuesta "normalidad", sin crisis en curso, es importante prepararse para futuras situaciones de crisis, que sin duda surgirán. Es esencial adquirir experiencia en medios digitales y tradicionales, establecer contactos con periodistas y comprender los principios y errores de la comunicación de crisis. Tras una posible crisis, es necesario evaluar la situación, sacar conclusiones y tomar las decisiones necesarias basándose en la experiencia adquirida. Las situaciones de crisis pueden compararse con el viento. Para quienes la comunicación de crisis resulta difícil, estos momentos son como intentar detener y encerrar el viento en un cubo. Los profesionales de las crisis, en cambio, comprenden la naturaleza del viento, aprecian su velocidad, sus ráfagas, su fuerza, su imprevisibilidad y su impacto en el entorno. Saben que, como el viento, una situación de crisis puede cambiar inesperadamente de dirección, ganar fuerza y destruir todo lo que encuentra a su paso. Los especialistas en comunicación de crisis saben que tarde o temprano llegará el viento y están preparados para esas situaciones. No cabe duda de que debemos seguir aprendiendo a llegar a la gente a través de los medios de comunicación en situaciones de crisis, aunque no sea una tarea fácil. Sin embargo, el quid de la cuestión es que debemos adoptar un enfoque extremadamente proactivo ante las crisis. Como subraya a menudo el Papa Francisco, una crisis puede verse como una oportunidad para innovar y emprender acciones nuevas y significativas. Afrontar una crisis requiere valor y determinación, pero también puede ser un momento en el que surjan nuevas soluciones y perspectivas. Es importante recordar que nunca salimos de una crisis sin cambios: podemos salir mejor o peor, dependiendo de las acciones que emprendamos. Por lo tanto, es crucial afrontar las crisis con sabiduría, aprendiendo de ellas y creciendo como individuos y como organizaciones. Maciej Makula SDB

  • OVERSHARING - SHAPING TOMORROW

    Cada uno de nosotros tiene unos límites que intenta no traspasar y que no quiere que los demás violen. Nuestra privacidad es de gran importancia para nosotros, incluso en el mundo digital. Sin embargo, por diversas razones, estos límites a veces se difuminan o incluso se disuelven como la niebla. Empezamos a revelar demasiados detalles personales de nuestra vida y los compartimos en las redes sociales. Cruzamos estos límites y animamos a otros a cruzarlos. El oversharing es un fenómeno relativamente nuevo en el mundo digital. Consiste en revelar excesivamente hechos de la vida privada en plataformas digitales. Suelen ser fotos, vídeos e información textual sobre la familia, la salud, las finanzas y las emociones. Tal comportamiento obedece a varios factores, pero los que más destacan son el narcisismo digital y el fenómeno contemporáneo de la cultura digital, lo que conlleva a que, a menudo, las personas se vean tentadas a compartir aspectos confidenciales de sus vidas, desde los acontecimientos cotidianos hasta sus pensamientos y sentimientos más íntimos. Muchas características de este comportamiento son similares a las de las personas que sufren el trastorno de límite de personalidad, pero desarrollado en el ambiente digital. Los individuos que lo padecen son especialmente sensibles al juicio de los demás, sienten una necesidad constante de que sus amigos les consuelen, luchan contra el miedo al rechazo, tienen relaciones interpersonales inestables, dependen excesivamente de los demás y tienen una autoestima inestable. Una de las razones para el oversharing es el deseo de llamar la atención y la necesidad de obtener el reconocimiento de los demás. Compartir información personal puede ser un intento de integrar las propias emociones. Algunas personas divulgan en exceso detalles privados buscando aprobación y el apoyo de su comunidad en línea. Esto suele ir acompañado de una falta de previsión de las consecuencias y de una presión constante por estar presente en las redes sociales. El oversharing puede dar lugar a una pérdida de privacidad y también puede provocar angustia psicológica. Por eso, en sentido figurado, el oversharing es entregar a otros las llaves de nuestras bóvedas emocionales; es esparcir las semillas de las propias emociones en el suelo incierto de Internet; es publicar los aspectos privados de nuestras emociones. En un mundo globalizado, en el que las redes sociales parecen telas de araña, el fenómeno del oversharing va en aumento. De allí, y teniendo en cuenta todo lo anterior, se hace urgente la protección de la privacidad en línea. La educación sobre el uso seguro de Internet y la toma de conciencia sobre las consecuencias del oversharing, son alternativas de protección ante los peligros del actual mundo digital. Les invitamos a la Conferencia Comunicación, que se celebrará del 1 al 7 de agosto en Roma.

  • La comunicación con los periodistas como ayuda a la gestión de la información (relaciones con los medios de comunicación)

    Introducción La colaboración con los periodistas es un área muy importante de la gestión de la información en una institución. Un periodista suele representar a un medio concreto, pero a veces trabaja de forma independiente o en diferentes medios tradicionales o en línea al mismo tiempo. Con el auge de los medios sociales y la evolución de las formas de comunicar la información, el papel del periodista y del periodismo ha cambiado significativamente en las dos últimas décadas. Lo que se conoce como la forma clásica y más antigua de hacer periodismo puede no ser adecuada para el sector más joven de la profesión y viceversa. Los consumidores de la Generación Z (Gen Z), que están familiarizados con Internet y las redes sociales, pueden percibir el estilo más antiguo de periodismo como demasiado distante. En consecuencia, un participante en los procesos mediáticos se encuentra con muchos tipos de enfoques de la práctica de la profesión, muchos estilos, muchas escuelas de periodismo y muchos tipos de medios de comunicación. El siguiente artículo presenta estas cuestiones precisamente en esta clave: el cambio constante en la comprensión y la práctica de la profesión periodística en los últimos años, así como la transformación de las herramientas, la construcción de la información, la producción de contenidos y los procesos editoriales. Las tecnologías modernas implican cambios en la profesión periodística en todo el mundo. Comprender estas diferencias es una ayuda importante para una colaboración sustancial con los periodistas y los medios de comunicación. Por ello, en el siguiente artículo también se expondrán las normas prácticas para tratar con periodistas. El manejo adecuado de la información proporcionada hacia fuera de una organización ayuda al logro de sus objetivos. Las relaciones con los medios de comunicación, tal y como se definen, "(...) o también llamadas relaciones con los medios, son la construcción y el mantenimiento de buenas relaciones, positivas y mutuamente beneficiosas de una empresa con los medios" [1]. Las relaciones negativas con los medios de comunicación, por el contrario, pueden dar lugar a situaciones que afecten negativamente la imagen de una institución. Una correcta relación y comunicación con los medios, por parte de una organización, sienta las bases para el proceso de comunicación de información positiva a los grupos objetivo de la sociedad. Una relación correcta con los medios de comunicación implica cuidar la "temperatura" adecuada del mensaje. A veces, un contenido reflexivo llevará las cosas a punto de ebullición, otras veces la información fría es el estilo más apropiado. La persona encargada de la temperatura de los contactos con los medios suele ser el responsable de prensa, asistido por el llamado gabinete de prensa. Por eso es muy importante estar preparado profesionalmente para trabajar con periodistas de estilos y formas diferentes. Periodista y periodismo “Si no quieres cambiar el mundo, no te hagas periodista”. Esto es lo que Jane Reed, ex redactora, editora y directora de asuntos corporativos de News International, dijo sobre los periodistas. Hasta hace unas décadas, el término periodista se utilizaba para describir a una persona que escribía textos en los periódicos. Sin embargo, en la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI, quienes se dedican a la profesión empezaron a trabajar en radio, televisión e Internet. Una de las descripciones más comunes define a los periodistas como "todos los empleados de los medios de comunicación que tienen responsabilidad editorial en la preparación o transmisión de noticias u otras unidades básicas de información". Esta definición incluye a aquellos cuyas principales responsabilidades son la recopilación de noticias, la edición y redacción, o la supervisión y gestión de operaciones periodísticas" [2]. Los periodistas pueden subdividirse según el ámbito del que se ocupan, por ejemplo, deporte, religión, historia, política, tecnología, ciencia, guerra, investigaciones. Por otra parte, la forma de ejercer la profesión determina las características cualitativas: reportero, corresponsal, comentarista, presentador, periodista móvil o columnista. Teniendo en cuenta el medio para el que trabaja el periodista, se puede distinguir entre periodistas de televisión, radio, prensa escrita, Internet y freelance. Muchos representantes de esta profesión completan estudios, cursos y formación adecuadas. En los últimos años, ha surgido una figura a la que se denomina "creador de contenidos", a menudo poseedor de una serie de habilidades que, combinadas, producen el efecto deseado, pero no siempre satisfactorio en términos de calidad. Al creador de contenidos también se le denomina frecuentemente periodista. En una descripción de la profesión de periodista, se encuentran las siguientes características: "Un periodista participa en el proceso de comunicación social publicando artículos, reportajes, entrevistas, comentarios, columnas en los medios de comunicación de masas. Recoge y transmite información sobre acontecimientos interesantes, fenómenos que ocurren en el mundo contemporáneo, así como opiniones y puntos de vista de interés para el público. (...) Un periodista contemporáneo tiene que llegar a los hechos con habilidad y rapidez. Para realizar su trabajo con eficacia, el periodista mantiene contactos con personalidades populares, responsables o instituciones de la vida sociopolítica, económica y cultural. (...) Además, el trabajo de periodista exige creatividad, capacidad de comunicación, diligencia, persistencia y determinación" [3]. El periodista debe guiarse por la llamada ética periodística, que implica, entre otras cosas, el respeto a la verdad y al derecho del público a la información. Informa e interpreta los acontecimientos con honestidad, se esfuerza por ser preciso, independiente, atribuye la información a fuentes fiables, utiliza medios honestos para obtener material, no comete plagio, respeta la intimidad. Busca la verdad, es riguroso en la recopilación de información, evita los estereotipos sobre raza, sexo, edad, religión, etnia, discapacidad, orientación sexual, aspecto físico o condición social, promueve el intercambio abierto de ideas, da voz a los sin voz, distingue las noticias de la publicidad, muestra compasión, admite los errores y los corrige rápidamente [4]. Walter Williams fundó en 1908 en Mizzou la primera escuela de periodismo del mundo, hoy conocida como Universidad de Missouri. Más de un siglo después, su manifiesto sigue siendo una de las más claras declaraciones de principios, valores y normas para los periodistas de todo el mundo. Williams escribió: "Creo que la claridad de pensamiento y de lenguaje, la precisión y la honestidad son las piedras angulares del buen periodismo. Creo que un periodista debe escribir solo lo que, de corazón, cree que es verdad " [5]. También en muchas otras redacciones, entre las normas de cooperación, se pueden encontrar códigos deontológicos y cartas de ética del periodista muy concretos e interesantes [6]. La profesión periodística está ligada a la confianza del público. La información y los reportajes que se obtienen son a menudo declaraciones personales y opiniones de personas que representan a la sociedad. Mantener la verdad y la objetividad en la información producida es la base de la actividad periodística, sobre la que pueden construirse los siguientes pasos de la profesión. Los medios tecnológicos modernos no eximen de los principios éticos, y la convergencia mediática -la interpenetración de contenidos mediáticos de múltiples capas- fomenta acciones equilibradas relacionadas con la verdad del mensaje y el bienestar del individuo y de la sociedad a la que se dirigen los contenidos. Periodista y periodismo en el siglo XXI: convergencia de los medios de comunicación El periodismo es una profesión creativa. Pero el periodismo de hoy y el periodismo del pasado son dos mundos diferentes. "No cabe duda de que la revolución tecnológica, especialmente su intensificación en las tres últimas décadas no solo afecta a los propios periodistas como profesión, sino que está penetrando mucho más profundamente en las estructuras de la vida social, revolucionando a menudo la forma y la naturaleza de la comunicación entre todos los usuarios de los medios de comunicación de masa contemporáneos" [7]. Internet está transformando el periodismo en una forma cada vez más digital. Por otra parte, las redes sociales se han convertido en algo tan habitual en la profesión que trabajar sin ellas resulta ineficaz. "El periodismo no puede descuidar las redes sociales, que a menudo superan a la competencia en forma de grandes instituciones y agencias de noticias" [8]. Debido a los continuos cambios tecnológicos y, por tanto, culturales, se puede hablar del llamado periodismo líquido. Este término hace referencia al utilizado por Zygmunt Bauman -sociedad líquida- con el que describe los procesos que se están produciendo en los últimos años. Define como líquida "una sociedad en la que las condiciones en las que operan sus miembros cambian más rápido de lo que continúa la consolidación de los modos de acción en hábitos y rutinas" [9]. Mientras que hace unas décadas el periodismo tenía unas normas bien definidas, a principios del siglo XXI, debido a las cambiantes formas de acceder a la información, estas normas son bastante desiguales. Son estos cambios rápidos de formatos y herramientas, marcados por la convergencia de los medios de comunicación, los que pueden denominarse líquidos [10]. La convergencia mediática es "un fenómeno que implica la combinación de tecnologías de la información y la comunicación, redes informáticas y contenidos mediáticos. Reúne las "tres C" -informática (computer), comunicación y contenidos; así como: contenidos, empresas (companies) y ordenadores (computers)- y es consecuencia directa de la digitalización de los contenidos mediáticos y de la difusión de Internet" [11]. Gracias al mencionado fenómeno del periodismo líquido y la convergencia de medios, el proceso de creación, edición y publicación de información ha cambiado significativamente. La convergencia de medios está ganando velocidad en la segunda década del siglo XXI. El periodismo moderno está cada vez más integrado en las redes sociales. El rápido acceso a la información ha revolucionado la necesidad de estar informado en la sociedad. Hace unas décadas, los ciudadanos solo podían mantenerse al día con la información de la prensa matutina o las noticias de la noche emitidas por unos pocos canales. Hoy, sin embargo, la necesidad de estar informado puede satisfacerse cada pocos segundos a través de Internet. La retransmisión en directo, el llamado live streaming, es cada vez más popular en el periodismo. Hay que distinguir entre las retransmisiones realizadas con gran cantidad de equipos y personal, y las realizadas con pocos medios. Con los conocimientos y la tecnología adecuados, una sola persona es capaz de emitir transmisiones de muy alta calidad con comentarios simultáneos a los medios de comunicación tradicionales. Un equipo pequeño y de alta calidad, combinado con una red de Internet lo suficientemente rápida, puede ofrecer ahora una cobertura profesional de vídeo y audio en directo desde el centro de un acontecimiento. Este tipo de cobertura informativa resulta ser la más deseada por los espectadores. Los autores de la publicación "Global Journalism Education in the 21st century: Challenges & Innovation" hablan de la enseñanza del periodismo relacionada al cambio tecnológico. Según ellos, es necesario adaptarse al cambiante panorama y buscar nuevas formas de enseñanza del periodismo para los jóvenes estudiantes [12]. Los fundamentos del periodismo fiable siguen siendo los mismos, mientras que las nuevas formas, a menudo sofisticadas, de creación y publicación de contenidos a veces sorprenden. Un ejemplo es el formato TikTok, en el que conviene grabar y publicar contenidos de vídeo en formato vertical 9:16, en lugar de horizontal 16:9. Otro ejemplo es el montaje de películas, mucho más rápido que hace una docena de años, o la grabación de contenidos de vídeo con dispositivos antaño desconocidos, como los drones. La convergencia de los medios de comunicación es un fenómeno popular que, cada año, aporta novedades gracias a las revoluciones tecnológicas. El periodismo se ha vuelto "rápido", no solo en cuanto al material preparado, sino también en cuanto a la difusión de contenidos. Un medio como Twitter, por ejemplo, es capaz de difundir información a prácticamente todo el mundo en cuestión de minutos. Esto se debe a las especificidades del medio y al número de destinatarios que reciben la información relevante en tiempo real. Por eso es tan importante estar debidamente preparado y educado para publicar y consumir contenidos en un mundo de convergencia de medios. Normas prácticas para tratar con periodistas Teniendo en cuenta la evolución del estilo periodístico, la convergencia y liquidez de los medios de comunicación y la ética del trabajo mediático, a continuación, se esbozan, descriptivamente, algunos principios prácticos de las relaciones con los medios de comunicación. En ningún caso pretenden ser recetas para el éxito de la comunicación, pero sin duda pueden ayudar a la gestión de la información en las instituciones. La adhesión a estos principios garantizará una mayor eficacia de las actividades emprendidas. Respetar a todos los periodistas En su trabajo con los medios de comunicación, el responsable de relaciones con los medios se encuentra con periodistas de generaciones jóvenes y mayores, con los que se sienten como en casa en las redes sociales, pero también con aquellos para los que Internet sigue siendo una sala de diseño muy moderno. Hay periodistas orientados a la información rápida y otros que necesitan tiempo y reuniones para preparar una declaración o una entrevista. Algunos dominan profesionalmente su lengua materna, otros carecen de esta habilidad. Algunos trabajan temas relacionados con la Iglesia, otros prefieren la política, la economía o la moda. A todos se les debe respeto y cultura personal, independientemente del tema tratado y de la carga emocional relacionada con el contenido creado. Una de las normas básicas es responder a los correos electrónicos, llamadas telefónicas y mensajes de los periodistas. Si falta esta actitud, los profesionales de los medios de comunicación se darán cuenta rápidamente de la falta de profesionalidad de la otra parte. Siempre hay que responder a las solicitudes de información de los periodistas. A veces la política de la institución no permite ciertas respuestas, pero sigue siendo necesaria una respuesta o una declaración específica. No hay palabras ni declaraciones fuera de lugar cuando se trata con los medios de comunicación. Es una buena práctica mediática que siempre, en cualquier momento, se pueda grabar al portavoz o responsable de la cobertura mediática de la institución, incluso cuando la luz roja deja de encenderse. En tiempos de crisis, es importante recordar que incluso la peor verdad es mejor que una mentira. La comunicación retardada y tardía no favorece los procesos de gestión de la información de una institución. Los periodistas de la Generación Z tienden a ser más sensibles a determinados temas, como la ecología, la migración o la transparencia en las instituciones. Están familiarizados con las redes sociales y las aplicaciones que ayudan al trabajo periodístico, la inteligencia artificial y las herramientas de gestión de proyectos individuales y en grupo. A menudo, su principal herramienta de trabajo es un smartphone o un iPhone, junto con una serie de los llamados gadgets. Establecer buenas relaciones con los periodistas Cuanto mejor sea la relación con el periodista, mayores serán las posibilidades de éxito de las actividades mediáticas. Las relaciones interpersonales amistosas, abiertas y sinceras favorecen los procesos de gestión del flujo de información de las instituciones. Nada puede sustituir un encuentro cara a cara con un periodista. Hay que procurar mantener un contacto regular, pero evitando ser intrusivo. La profesionalidad y la amabilidad son las cualidades de una persona dedicada a las relaciones con los medios de comunicación. Es aconsejable acudir a reuniones personales con directores de medios de comunicación, pero solo para asuntos importantes o al principio de una colaboración prometedora. También es importante recordar que un periodista es un ser humano que responde a su trabajo y debe conseguir los resultados deseados. Siempre hay que agradecerles hasta la más mínima publicación sobre la institución a la que representan. Trabajar con periodistas requiere un seguimiento hábil de sus actividades para alcanzar los objetivos previstos. A veces, un solo artículo puede ser insuficiente. De ahí la importancia del llamado seguimiento, es decir, recordar inteligentemente y ofrecer la publicación de otros contenidos mediáticos. No conviene solicitar la retirada de la publicación de contenidos incómodos que no se ajusten a la imagen de la institución. El seguimiento eficaz debe utilizarse de una forma culta que no muestre signos de exigencia. Una base de datos de periodistas es crucial en las actividades de relaciones con los medios de comunicación. Dependiendo de la institución representada, puede incluir periodistas que trabajen en medios locales, nacionales o internacionales. Por lo tanto, merece la pena considerar la selección de los medios adecuados con los que trabajar y averiguar cómo operan. Un hábil gestor de relaciones con los medios conoce el panorama mediático de la institución a la que representa y busca entonces los colaboradores adecuados para dar a conocer los contenidos de su organización. La nueva generación de periodistas valora mucho los comentarios, los "me gusta" y los contenidos compartidos en las redes sociales. Los jóvenes periodistas suelen colgar en Internet fotos y vídeos sobre sí mismos y su trabajo, lo que puede ser útil para conocer su periodismo y sus intereses. Algunos se convierten en influencers con un número significativo de suscriptores o seguidores, influyendo en grandes grupos sociales. Los jóvenes periodistas suelen hablar bien idiomas extranjeros y están familiarizados con el mundo. Desarrollar la competencia mediática Es esencial asegurarse de tener la formación adecuada en redacción, actuación ante la cámara, elección del atuendo adecuado y muchas otras áreas. En particular, hay que estar preparado para hablar en público ante la cámara, ya sea en discursos breves o en debates públicos en directo. Lo más importante es el contenido del mensaje -y esto hay que cuidarlo, ante todo-, pero también es importante la forma de hablar y, sobre todo, la apariencia. Trabajar el lenguaje del discurso en modo adecuado, enfatizando lo positivo y metafórico por sobre lo profesional, puede ser una característica muy deseable. Estar preparado para una entrevista o un debate ante las cámaras o la radio se apreciará rápidamente. La integridad y la profesionalidad son las señas de identidad de un especialista en relaciones con los medios de comunicación. También son importantes la habilidad y la competencia para dar cobertura mediática en situaciones de crisis. Al presentarse ante los medios de comunicación, hay que prestar atención a la vestimenta y el aspecto, asegurándose de que sean apropiados. El público se fija primero en el aspecto y la forma de hablar de una persona, y solo entonces le llega el mensaje objetivo. Los gestos apropiados refuerzan el mensaje, mientras que los llamados gestos cerrados pueden negar por completo el contenido real. La puntualidad, sobre todo en los eventos en directo, es una cualidad valorada por los profesionales de los medios de comunicación, al igual que una vestimenta pulcra y ordenada. Por el contrario, querer dar instrucciones al personal técnico está destinado al fracaso. En cuanto al contenido escrito que se facilita a los medios, debe ser revisado por otra persona antes de enviarlo a los periodistas. En situaciones de crisis, al redactar una declaración hay que ser consciente de que cada palabra cuenta. Hay que prestar atención a la creación de competencias mediáticas relacionadas con el uso de equipos modernos, las redes sociales y la capacidad de debatir, y responder a los comentarios en las redes sociales. En muchos casos, grabar vídeo y audio con un teléfono puede ser la única solución conveniente. Por lo tanto, la preparación previa de los equipos y las habilidades técnicas puede ser una buena base para un mensaje concreto. Muchas veces, los periodistas piden grabar, hablar o participar en un debate en directo a distancia, utilizando las herramientas adecuadas e Internet. Si es probable que te graben a menudo, debes preparar un lugar adecuado en casa o en el trabajo, lo que se llama un miniestudio. Hay que disponer de un buen teléfono o cámara para grabar, un micrófono, luz, ropa, maquillaje y un fondo adecuado. Proporcionar el contenido adecuado Hoy en día, los periodistas suelen esperar contenidos ya preparados en forma de texto o vídeo. El envío de material de mala calidad no es bien recibido. Es un error enviar material totalmente ajeno al perfil y los intereses del periodista, u organizar encuentros con los medios de comunicación de escasa relevancia temática. En una palabra, hay que prestar atención a la selección de la información proporcionada. Los periodistas aprecian los temas estimulantes y el material que despierta emociones en la audiencia. Los comunicados de prensa sencillos y breves animarán a los periodistas a leerlos y convertirlos en noticias relevantes. Además, no hay que escatimar esfuerzos para ayudar a los periodistas a encontrar a las personas o expertos adecuados para una entrevista, conversación, aparición en televisión o breve encuentro ante la cámara. La estructura de las redacciones modernas es muy diferente de las de hace una docena de años. A menudo el trabajo se hace a distancia. Los llamados creadores de contenidos que trabajan sobre el terreno entregan el material completo y elaborado mediante un proceso de posproducción, muchas veces desde casa, a distancia. Estos periodistas suelen pedir a otros que les proporcionen contenidos de audio o vídeo adecuados para la producción de su material. En algunos casos, la rapidez y la originalidad del material proporcionado serán mucho más importantes que la calidad del metraje. El contenido inmediato desde el lugar de los hechos a veces resulta inestimable en el trabajo periodístico. Los periodistas de las nuevas generaciones participan, a veces, en retransmisiones en directo desde el escenario a las redes sociales, añadiendo sus comentarios. En estos casos, es necesario proporcionarles las condiciones adecuadas para realizar su trabajo, a veces relacionadas con necesidades como el acceso a la electricidad, a Internet y a personas que puedan comentar en directo el evento retransmitido. Hoy en día, la rapidez de la cobertura informativa es muy importante. Conclusión Trabajar con periodistas requiere, por tanto, procesos adecuados que conduzcan a una correcta gestión de la información. Las llamadas relaciones con los medios de comunicación han pasado a formar parte de las estructuras de pequeñas y grandes organizaciones que buscan una respuesta a la pregunta: ¿cómo comunicarse bien con los periodistas y los medios de comunicación? En la era de la rápida evolución del periodismo y las nuevas tecnologías de la comunicación, esta pregunta sigue siendo importante. La formación continua en este campo es un requisito indispensable para que quienes trabajan en él puedan hacer un trabajo fructífero. Los profesionales de la comunicación observan que los cambios tecnológicos provocan cambios en la comunicación. Lo que se denomina la forma "clásica" de comunicar puede no ser suficiente para gestionar adecuadamente los procesos de información. Los cambios en la comunicación obligan a cambios culturales paralelos, al igual que los cambios en la profesión periodística. Don Ángel Fernández Artime, Rector Mayor de la Congregación Salesiana, menciona estas transformaciones en la lectura de la realidad: "Tenemos que ejercitarnos en un modo de hacer lectura creyente de la realidad que cuente con los demás, promoviendo el diálogo con los otros, con la cultura, con los medios de comunicación, con los intelectuales, con quienes piensan de modo diferente, e incluso opuesto, al nuestro. Estos son los hábitos virtuosos que requiere nuestra manera de estar en el mundo, el «estilo cristiano» y salesiano que podemos aportar a la visión del mundo y de las cosas" [13]. San Juan Bosco, hace muchos años, habló de la importancia de la cobertura mediática, de lo importante que era que las actividades de la Familia Salesiana fueran visibles en los medios de comunicación. "Vivimos unos tiempos en los que es preciso actuar. El mundo se ha materializado; por tanto, hay que trabajar y dar a conocer el bien que se hace. Si uno hace hasta milagros rezando día y noche y estándose en su celda, el mundo no hace caso y no cree en ello. El mundo necesita ver y tocar" [14]. De este modo, Don Bosco hablaba de la necesidad de diversas formas de publicidad y promoción en la prensa de su tiempo. Probablemente, fue un eficaz especialista en relaciones con los medios de comunicación en el contexto de su época. Las relaciones con los medios de comunicación en la Familia Salesiana son un aspecto importante del trabajo en muchas instituciones. Los contactos con los periodistas de las generaciones mayores y menores aportan beneficios reales en el campo de la promoción de las organizaciones vinculadas al carisma salesiano. La gestión profesional de la circulación de la información fomenta las buenas relaciones con los medios de comunicación de diferentes sectores, mientras que el conocimiento de las normas prácticas de contacto con los periodistas proporciona la base para la creación de contenidos responsables.

  • CONSTRUIR EL FUTURO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN CON MIGRANTES Y REFUGIADOS - SHAPING TOMORROW

    Introducción "Inmigrantes muertos en el mar, de aquellos barcos que en vez de ser una vía de esperanza fueron una vía de muerte. Así titulaban los periódicos. Cuando hace unas semanas escuché esta noticia, que por desgracia se ha repetido tantas veces, el pensamiento volvía una y otra vez como una espina en el corazón que trae sufrimiento" [1]. Estas frases, extraídas de la homilía de Francisco en Lampedusa en 2013, conmovieron a millones de espectadores. Los medios de comunicación siguieron el comportamiento y los gestos del Papa y citaron sus conmovedoras declaraciones en varios idiomas. Una cobertura mediática similar de las muertes de viajeros migrantes aparece con bastante frecuencia en prensa, radio, televisión y en Internet. Para la comunidad internacional y la Iglesia en su conjunto, cada muerte de una persona que huye de su patria se percibe como una tragedia para el individuo y para toda la nación. También desde la perspectiva de la Iglesia, tales acontecimientos estimulan la compasión, pero también la adopción de medidas correctoras concretas, porque "los refugiados y otras personas desarraigadas por la fuerza han estado, están y estarán siempre en el corazón de la Iglesia" [2]. A principios de marzo de 2023, varios miles de calabreses se reunieron para rezar el Vía Crucis en la playa donde, una semana antes, se habían sacado setenta y un cadáveres de refugiados. El arzobispo Angelo Raffaele Panzetta, durante el servicio, pronunció unas palabras desgarradoras. "Mientras caminábamos [en este Vía Crucis], nos preguntábamos: '¿Seguimos siendo cristianos? Claro, tenemos raíces cristianas, tenemos obras de arte que hablan de Jesús, tenemos una cruz colgada del cuello, rezamos la novena y seguimos bautizando a nuestros hijos. Pero, ¿cómo es posible que, después de dos mil años de seguir a Jesús, aún no hayamos aprendido a aceptarnos a nosotros mismos? Algo falla en nuestras vidas. Si de verdad aceptamos al Señor Jesús, debemos dejar que nuestros corazones cambien y no dejar que el miedo nos enfríe" [3]. La lectura del documento Construir un futuro con los migrantes y los refugiados, publicado por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, ha sido un fuerte impulso para escribir este artículo. El texto se publicó en el sitio web del Dicasterio el 27 de octubre de 2022 y aborda la cuestión de la construcción de un futuro con los migrantes y los refugiados en el contexto de la participación de la comunidad eclesial en los procesos mundiales en curso. El documento anima explícitamente a situar a estas personas en el centro del futuro de la Iglesia. "Construir el futuro con los migrantes y los refugiados significa incluirlos, situándolos en el centro de nuestro futuro, abriendo oportunidades para que expresen su potencial como migrantes y refugiados" [4]. Pensar en el futuro de la Iglesia en el contexto de procesos migratorios que a veces cambian las estructuras sociales se convierte en un reto urgente para la propia Iglesia. En línea con algunas de las afirmaciones del documento, el tema de los emigrantes y refugiados es retomado y acertadamente incluido en los medios de comunicación católicos, también en los salesianos. En muchas partes del mundo, la Familia Salesiana asiste a personas que han dejado el lugar donde nacieron y crecieron para trasladarse a otra parte del continente o del mundo en busca de paz, libertad, justicia y un medio de vida digno. Siguiendo la doctrina social, hay que reconocer que la Iglesia ve en los ojos y en los rostros de los emigrantes y refugiados el rostro de Cristo sufriente. Ante los procesos históricos que afectan a todo el planeta, construir el futuro de la Iglesia significa también valorar la contribución que los emigrantes y refugiados pueden aportar a la construcción de un mundo mejor [5]. Esto debe entenderse también como un proceso de construcción de mensajes mediáticos y estrategias de comunicación sobre este doloroso tema. El presente de los migrantes y refugiados Explicación de términos y algunos datos Para empezar, se explicarán algunos conceptos básicos. La migración se refiere al movimiento de individuos o grupos de personas tanto dentro de sus respectivos países como a través de las fronteras. Un migrante es una persona que se desplaza de un lugar a otro dentro de un país o a través de una frontera internacional, a otro país, principalmente por motivos políticos, económicos, educativos o familiares. Un refugiado es una persona que se ha visto obligada a abandonar su país debido a la persecución, la guerra o la violencia. La persecución suele estar relacionada con la etnia, la religión, la nacionalidad, la opinión política o la pertenencia a un determinado grupo social. La guerra y la violencia, por su parte, suelen escalar a lo largo de líneas étnicas, tribales y religiosas. En el caso de los refugiados, la posibilidad de regresar a su país suele caracterizarse por un gran temor, mientras que la compulsión a huir viene dictada por el deseo de salvar vidas o preservar la libertad. Además, cabe señalar que los refugiados están protegidos por el derecho internacional [6]. También hay que mencionar a los solicitantes de asilo, es decir, aquellos que presentan una solicitud adecuada al llegar a un país extranjero. Los desplazados internos, por su parte, son personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares debido a conflictos armados, violaciones de los derechos humanos o catástrofes. Los desplazados internos no cruzan una frontera nacional internacionalmente reconocida [7]. Cabe señalar que los términos "refugiado" y "migrante" no son intercambiables, aunque en los medios de comunicación y algunas organizaciones a veces los utilizan erróneamente como sinónimos, difuminando los límites entre estas realidades. También puede encontrarse el término "migración internacional", cuyo significado incluye a los solicitantes de asilo. En cambio, "migración forzada" es un concepto muy amplio y, al igual que "migración", no tiene una definición universalmente aceptada (a diferencia del concepto de "refugiado"). El ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) recomienda usar el término "refugiados y migrantes" para describir a todas las personas que se desplazan [8]. Las estadísticas muestran que el número absoluto de personas que viven fuera de su país de nacimiento es ahora mayor que nunca: pasó de 173 millones en 2000 a 258 millones en 2017. En consecuencia, la proporción de migrantes internacionales en la población mundial ha aumentado del 2,8 % en 2000 al 3,4 % en 2017 [9]. Cáritas Italiana y la Fondazione Migrantes, en un informe de 2022, afirman que el número de migrantes internacionales se estima ya en 281 millones en 2021, lo que representa el 3,6% de la población mundial. La principal razón de este movimiento de población son las prolongadas crisis en todo el mundo. La mayor crisis migratoria del mundo es la guerra de Siria. Tras doce años de conflicto, más de la mitad de los sirios han tenido que abandonar sus hogares. Seis millones son desplazados internos y los otros seis millones son refugiados en otros países, principalmente en Oriente Medio y Europa [10]. Selección de documentos eclesiásticos El primer documento importante de la Iglesia sobre los emigrantes fue la Constitución Apostólica Exsul familia, de Pío XII, de 1952, que abordaba la oleada migratoria tras la Segunda Guerra Mundial. En el documento, el Papa subrayaba la preocupación de la Iglesia por los emigrantes y que toda persona tenía derecho a emigrar. Unos años más tarde, el Concilio Vaticano II, en su Decreto sobre la misión pastoral de los obispos en la Iglesia (Christus Dominus), subrayó una especial preocupación pastoral por los emigrantes, exiliados, refugiados y viajeros. En 1969, Pablo VI publicó el motu proprio Pastoralis migratorum cura, que revisaba la doctrina anterior de la Iglesia sobre los emigrantes en el contexto del cambio social en curso. El documento subrayaba que el bien primordial era el respeto de los valores espirituales y culturales de quienes se desplazan. Además, en 1969, la Congregación para los Obispos publicó la instrucción De pastorali migratorum cura, que describía los aspectos teológicos y jurídicos relacionados con el motu proprio de Pablo VI. En 1970 apareció otro documento, el motu proprio Apostolicae caritatis de Pablo VI, por el que se creaba la Pontificia Comisión para la Pastoral de las Migraciones y del Turismo. En 2004, el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes publicó la Instrucción Erga migrantes caritas Christi y en 2013 el documento Acoger a Cristo en los refugiados y desarraigados forzosos. El primer texto describía la problemática de los migrantes y la atención pastoral a los mismos en sus aspectos bíblico, teológico, pastoral y canónico. Llamaba la atención sobre el respeto de los valores étnicos, lingüísticos y culturales de los recién llegados y les animaba a contribuir a la integración en la Iglesia local. Mencionaba la mezcla de religión y cultura a escala global y las modernas tecnologías que apoyan estos procesos. El documento de 2013 aclaraba las diferencias fundamentales entre migrantes y refugiados y hacía hincapié en las razones por las que las personas abandonan los países, como la persecución, las condiciones puramente económicas y otras situaciones difíciles que a menudo amenazan directamente la vida humana. La Instrucción anima a acoger a los migrantes y refugiados de manera digna, con un enfoque pastoral sólido [11]. Cabe mencionar también la encíclica del Papa Francisco de 2020 Fratelli tutti, que se refiere, entre otras cosas, a la falta de dignidad humana en las fronteras y a la acogida, protección, promoción e integración. Durante su pontificado, el Papa Francisco ha emprendido una misión especial para atender a los migrantes y refugiados que, al emigrar a otros países, pasan a formar parte de una nueva sociedad y ofrecen nuevas oportunidades. Mirando la historia, es justo decir que la Iglesia siempre ha sido coherente en su doctrina social sobre la migración, mientras que la sensibilidad de Francisco se ha convertido en un sello distintivo de su pontificado. Algunos podrían decir que es un tema central de su pontificado, en el que brilla la preocupación por abrir las puertas de los hogares, parroquias, conventos y comunidades religiosas a quienes se encuentran en dificultades [12]. "Los migrantes me plantean un desafío particular por ser Pastor de una Iglesia sin fronteras que se siente madre de todos. Por ello, exhorto a los países a una generosa apertura, que en lugar de temer la destrucción de la identidad local sea capaz de crear nuevas síntesis culturales" [13]. Construir un futuro de migrantes y refugiados La retórica de la amenaza En muchos casos, los mensajes sobre migrantes y refugiados dominan la agenda setting, priming and framing [14] en los medios de comunicación. Sin duda, los incidentes en los que las personas mueren o se encuentran en circunstancias a menudo inhumanas generan el mayor interés. Barcos volcados en el Mediterráneo, ucranianos que huyen a través de las fronteras, mujeres y niños que mueren de agotamiento, cadáveres abandonados en las playas del sur de Italia, el trágico destino de los refugiados que cruzan el Sáhara. En estos casos, los medios de comunicación suelen destacar la causa de estos sucesos: las condiciones inhumanas en las que las personas buscan dignidad en otros países. Al informar sobre los acontecimientos, los medios de comunicación a veces crean una imagen negativa de los migrantes y refugiados, lo que provoca miedo, xenofobia, intolerancia y un aumento del racismo. "En este sentido, los medios de comunicación tienen un papel importante en la formación de la opinión pública y la responsabilidad de utilizar la terminología correcta en relación con los refugiados, los solicitantes de asilo y otras formas de migración, dada la existencia de flujos migratorios mixtos" [15]. Estadísticamente, los periodistas prestan muy poca atención a la contribución positiva de los migrantes a la sociedad; a menudo se les presenta como una carga para el país y una fuga de recursos sociales. Los efectos positivos de su presencia en los distintos países no reciben la misma atención [16]. Carol, refugiada siria y víctima de un conflicto feroz, dirigió las siguientes palabras al Papa Francisco en 2013: "Nuestra única esperanza es llegar vivos a Europa. Una Europa que soñamos acogedora y abierta. Por desgracia, nuestro sufrimiento tampoco encuentra aquí la paz. Nuestros derechos humanos y nuestra dignidad son pisoteados con demasiada frecuencia por la indiferencia y la superficialidad con que se nos trata. (...) Los sirios en Europa sentimos la gran responsabilidad de no ser una carga, queremos sentirnos parte activa de una nueva sociedad. Queremos ofrecer nuestra ayuda, nuestras capacidades y conocimientos, y nuestra cultura para construir sociedades más justas y acogedoras para quienes, como nosotros, huyen de la guerra y la persecución" [17]. Durante el mismo encuentro, en el Centro Astalli, el Papa Francisco pronunció un importante mensaje sobre los migrantes: "Cada uno de vosotros, queridos amigos, lleva una historia de vida que nos habla de dramas de guerras, de conflictos, a menudo ligados a las políticas internacionales. Pero cada uno de vosotros lleva sobre todo una riqueza humana y religiosa, una riqueza para acoger, no para temer" [18]. Y en su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2018, Francisco mencionó la retórica de la amenaza. "En muchos países de destino se ha difundido ampliamente una retórica que enfatiza los riesgos para la seguridad nacional o el coste de la acogida de los que llegan, despreciando así la dignidad humana que se les ha de reconocer a todos, en cuanto que son hijos e hijas de Dios" [19]. Por supuesto, es cierto que algunos de los migrantes y refugiados son polémicos con sus acciones y a veces incluso ilegales. Sin embargo, esto no debería ser un factor determinante en la construcción de mensajes mediáticos que generalicen y proyecten sobre toda la comunidad de recién llegados. Cambiar la narrativa Cambiar la narrativa sobre migrantes y refugiados se está convirtiendo en un reto acuciante para los medios de comunicación públicos, privados y católicos. Los medios de comunicación asociados a la Familia Salesiana también tienen un enorme papel que desempeñar, ya que están repartidos prácticamente por todo el mundo. Algunos son pequeñas cuentas en redes sociales o periódicos locales, otros son cadenas de televisión multimillonarias. Sin embargo, cada medio de comunicación puede ayudar a cambiar la narrativa de este acuciante problema, al tiempo que dar voz a los necesitados. "Esto implica proporcionar un lugar seguro donde las personas puedan contar sus propias historias (...). Esto debe hacerse también utilizando los medios de comunicación social y de masas" [20]. Los prejuicios en todos los ámbitos de la vida conducen a una cultura del rechazo. En el caso de la inmigración, conduce a la sospecha, la hostilidad, el resentimiento, el miedo, el manoseo, la crítica, el cierre social, el temor al aumento de la delincuencia y los riesgos para la seguridad y la pérdida de identidad y cultura. "Los medios de comunicación social, en este campo, tienen un papel de gran responsabilidad: a ellos compete, en efecto, desenmascarar estereotipos y ofrecer informaciones correctas, en las que habrá que denunciar los errores de algunos, pero también describir la honestidad, rectitud y grandeza de ánimo de la mayoría. (...) También los medios de comunicación están llamados a entrar en esta “conversión de las actitudes” y a favorecer este cambio de comportamiento hacia los emigrantes y refugiados" [21]. Handbook on Integration for Policymakers and Implementers ya abordó en 2010 el tema de los medios de comunicación y la integración en el contexto de la migración. Unos seiscientos expertos desarrollaron ideas sobre una comunicación justa y honesta sobre la situación de los migrantes y refugiados, que influya en las actitudes del público [22]. El manual llama la atención sobre la creación de mensajes adecuados sobre la migración, que tengan un impacto significativo en las actitudes del público. Por otra parte, el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes subraya que, para informar adecuadamente sobre los acontecimientos migratorios, los medios de comunicación deben tener acceso a los refugiados y, especialmente, a los campamentos donde se alojan [23]. Media Coverage on Migration: Promoting a Balanced Reporting ofrece las siguientes sugerencias para hablar de los migrantes en los medios de comunicación: deben evitarse las expresiones estereotipadas y negativas referidas al origen étnico; la cobertura mediática en horario de máxima audiencia no debe mostrar únicamente los cruces fronterizos y las lanchas varadas, sino también los problemas de vivienda, religiosos o laborales de los migrantes; la cobertura debe incluir distintas fuentes y, sobre todo, a los propios migrantes; debe darse prioridad a la contratación de periodistas migrantes mediante programas de prácticas adecuados [24]. El informe 2022 de Caritas Italiana y la Fondazione Migrantes subraya que es necesario cambiar la narrativa en los medios de comunicación italianos, para superar la situación desfavorable de las noticias que presentan la migración a menudo como un fenómeno puramente de crisis [25]. El documento Construir el futuro con los migrantes y los refugiados también ofrece propuestas claras, hablando de preparar a la sociedad utilizando los medios de comunicación para actividades de información y educación [26]. Los migrantes y refugiados traen consigo un enorme potencial humano y cultural, así como una serie de competencias que pueden enriquecer a la comunidad local. La Iglesia está llamada a invitar cuidadosamente a estas personas a colaborar en diversos campos. La experiencia de los migrantes y refugiados en el pasado ha sido a menudo crucial para una transformación social y económica positiva. Incluso hoy, su entusiasmo y sus habilidades deberían ser mucho más apreciados [27]. La presencia de migrantes y refugiados y las relaciones y el compromiso de cooperación que crean también representan un enorme reto en el desarrollo cultural y espiritual de la sociedad. En el contexto de la integración con los recién llegados, es sumamente importante valorar las competencias digitales de los migrantes. El documento Construir el futuro con los migrantes y los refugiados recomienda "Promover las competencias digitales de los migrantes y los refugiados y el uso de herramientas digitales en la vida cotidiana y social para favorecer su integración en la sociedad de acogida, evitando al mismo tiempo las desigualdades socioeconómicas" [28]. Estrategia de comunicación El manual publicado por la Comisión Europea ofrece ejemplos de estrategias para garantizar la eficacia de los mensajes en relación con la situación de los migrantes y los refugiados. Trata, entre otras cosas, de la formación de portavoces especializados, el uso de la prensa local, el mantenimiento de relaciones positivas con los periodistas, el seguimiento de la información de los medios y la educación del público. El mismo documento llama la atención sobre el desarrollo de competencias interculturales de las organizaciones de medios de comunicación y los periodistas para trabajar eficazmente en un entorno determinado. Sobre todo, habla de un buen conocimiento de la sociedad, de habilidades y experiencia para integrar las competencias de comunicación intercultural y de una actitud abierta e inquisitiva. Las competencias deben desarrollarse ya en la escuela, mientras que los agentes pertinentes pueden ayudar a las instituciones de formación en periodismo y medios de comunicación con cursos sobre migración y diferencias culturales [29]. Por otra parte, la Carta de Roma - Protocolo Ético sobre Solicitantes de Asilo, Refugiados, llama la atención sobre las responsabilidades de los periodistas a la hora de aplicar una estrategia mediática sobre migrantes y refugiados. Fomenta el uso de una terminología adecuada, la comprobación de los hechos, la protección de quienes deciden hablar con los periodistas y la cooperación con expertos y organizaciones especializadas en estos temas [30]. También desde la Iglesia hay indicaciones concretas de una estrategia mediática. Las Orientaciones sobre la pastoral de las migraciones interculturales 2022 hablan de la imagen distorsionada de los migrantes que obstaculiza la acogida digna de los recién llegados. Subrayan que la Iglesia católica está llamada a ayudar a las comunidades locales a comprender verdaderamente el fenómeno de la migración a través de las siguientes acciones concretas: "Implicar a los medios de comunicación en la difusión de buenas prácticas de acogida y hospitalidad, así como de las historias de migrantes y refugiados que contribuyen con éxito al desarrollo humano integral de las comunidades de acogida". Los medios de comunicación, en este ámbito, tienen un papel de gran responsabilidad: les corresponde, en efecto, desenmascarar los estereotipos y ofrecer una información correcta, donde se pase a denunciar el error de algunos, pero también a describir la honradez, la rectitud y la grandeza de espíritu de la mayoría. [...] Los medios de comunicación también están llamados a entrar en esta conversión de actitudes y a favorecer este cambio de comportamiento hacia los migrantes y refugiados. Utilizar un lenguaje positivo al hablar públicamente de migrantes y refugiados y difundir argumentos sólidos basados en la investigación contra su tergiversación. En este sentido, los medios de comunicación tienen un papel importante en la formación de la opinión pública y la responsabilidad de usar una terminología correcta en relación con los refugiados, los solicitantes de asilo y otras formas de migración [...]. Ver la auténtica multiplicidad de expresiones culturales y religiosas dentro de las comunidades católicas locales como una oportunidad para aprender de las diferentes tradiciones y fomentar el aprecio intercultural a través de la comunicación creativa" [31]. La construcción de una estrategia mediática adecuada, tanto a nivel local como global, se está convirtiendo en un reto acuciante para los implicados en los medios de comunicación salesianos de todo el mundo. Si los procesos relacionados con los migrantes y refugiados se leen como signos de los tiempos, los medios de comunicación de la Familia Salesiana pueden convertirse en una voz líder en el discurso público. El potencial de los esfuerzos de comunicación de la Familia Salesiana a menudo supera el de otras organizaciones, incluso aquellas con alcance internacional. Unas directrices bien elaboradas ofrecen la esperanza de actuar de acuerdo con la doctrina social de la Iglesia, que pretende poner en el centro la dignidad y el bienestar del ser humano. Y quienes están directamente implicados en la construcción de mensajes y estrategias mediáticas, si reciben la formación adecuada, pueden hacer una importante contribución a la comprensión de los procesos y a la construcción de un futuro relacionado con los migrantes y los refugiados. Conclusión Construir el futuro con migrantes y refugiados es un proceso de construcción del presente. Los fenómenos que se vienen produciendo en el mundo desde hace años están teniendo un impacto significativo en los procesos económicos y políticos y en los espacios relacionados con la Iglesia. Están surgiendo nuevos ámbitos de entendimiento y relación, así como nuevos niveles de comunicación en los medios. Los hechos indican que la Iglesia es muy sensible a la cuestión de los migrantes y refugiados y a todos los acontecimientos relacionados con este fenómeno. Una de las propuestas concretas de Francisco es aunar esfuerzos en la Iglesia, especialmente por parte de las congregaciones religiosas, para crear una Iglesia cada vez más sinodal, abierta a los signos de los tiempos y a la acción del Espíritu Santo [32]. El Papa Francisco, en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, nos anima a abrirnos a nuevas posibilidades en una época de desarrollo sin precedentes de las herramientas de comunicación. "De este modo, las mayores posibilidades de comunicación se traducirán en mayores posibilidades de encuentro y solidaridad entre todos. Si pudiéramos seguir este camino, ¡sería tan bueno, tan sanador, tan liberador, tan generador de esperanza! Salir de uno mismo para unirse a los demás es bueno. Cerrarse en uno mismo es probar el amargo veneno de la inmanencia, y la humanidad se llevará la peor parte en cada elección egoísta que hagamos" [33]. Construir un futuro para los medios de comunicación, incluidos los salesianos, con los migrantes y refugiados en la Iglesia, significa crear un espacio donde puedan acceder a la información que necesitan para integrarse en su nuevo entorno. Los medios de comunicación pueden convertirse cada vez más en una plataforma para la autoexpresión, así como para configurar una imagen positiva de los migrantes y refugiados que contrarreste los estereotipos, la discriminación y las violaciones de los derechos humanos. Por último, pueden contribuir a un intercambio cultural cada vez más amplio, así como a una propuesta evangelizadora de la Iglesia. Con toda probabilidad, puede decirse que los fenómenos migratorios globales deben leerse en el contexto de la fe como los llamados signos de los tiempos, que ayudan a encontrar ámbitos de entendimiento entre la Iglesia y las comunidades locales. Vistos no solo desde una perspectiva sociológica, sino desde la perspectiva de la fe, están empezando a remodelar la comunidad eclesial. En los procesos de lectura de los signos de los tiempos, los medios de comunicación son el instrumento adecuado para iniciar y continuar los intercambios interculturales y otros procesos de gran alcance. La Familia Salesiana, con su enorme potencial formador de opinión, tiene por delante una tarea considerable, que en muchas partes del mundo ya está llevando a cabo con éxito, en forma de acciones concretas y de formación de la opinión pública de acuerdo con la doctrina social de la Iglesia.

  • SALESIAN MOBILE JOURNALISM - SHAPING TOMORROW

    Introducción La perspectiva de una nueva era en la comunicación suele evocar una mezcla de temor y fascinación en la comunidad eclesial. Significa un cambio de perspectivas, acciones, estrategias y métodos de evangelización. Cada nueva era introduce procesos únicos y herramientas innovadoras que remodelan la dinámica de la comunicación e influyen en la transformación cultural. Mientras algunas estructuras evolucionan, otras se vuelven más definidas, reflejando cambios sociales más amplios, incluso dentro de la Iglesia. Los receptores de los mensajes de los medios de comunicación están desarrollando competencias sin precedentes y expresan expectativas cada vez más sofisticadas. En este complejo panorama cultural y comunicativo, las plataformas mediáticas son constantemente pioneras en tendencias progresistas, especialmente en la esfera digital. Teniendo en cuenta la necesidad de evangelizar el mundo entero, incluido el extenso continente digital, la Iglesia debe navegar por esta realidad en evolución y encontrar el lugar que le corresponde. Estamos viviendo un cambio de época, acompañado de una redefinición de paradigmas. La evolución de la comunicación exige una reevaluación de cómo difundimos el mensaje atemporal del Evangelio. El escenario digital se ha convertido en parte integrante de la vida cotidiana de la mayoría de las personas, transformando el tejido cultural de la sociedad. Los nuevos matices de la comunicación digital y una cultura centrada en lo visual requieren una adaptación constante, incluso dentro de la Iglesia (Francisco, Christus vivit). En esta nueva era digital, que está caracterizada por la comunicación con imágenes, Internet está emergiendo como un ambiente específico para la evangelización. ¿Qué es MoJo? Mobile journalism (periodismo móvil), por sus siglas MoJo, implica el uso de dispositivos compactos como smartphone, tablet, cámaras digitales, en actividades periodísticas. Numerosos reporteros utilizan estos aparatos como herramientas integrales para el periodismo profesional, ya que les permiten capturar fotos y vídeos, editar y distribuir contenidos. El MoJo está experimentando un aumento de popularidad, ya que representa un medio de digital storytelling, y a menudo se denomina Mojo a quienes lo practican. En el corazón de este enfoque periodístico se encuentra el smartphone, un dispositivo electrónico portátil equipado con las funcionalidades de la red. Con esta singular herramienta, los periodistas pueden recopilar, editar y distribuir contenidos sin problemas, aumentando la audiencia con un acceso inmediato a las noticias y la información. Además, las tecnologías digitales se han metido en nuestra vida cotidiana, al punto que han remodelado nuestros métodos de recopilación de noticias. Con frecuencia, los smartphones sirven como herramientas principales para la difusión de contenidos que requieren tiempos de respuesta rápidos para los sitios web, especialmente en situaciones en las que los equipos tradicionales equipados con aparatos voluminosos como cámaras de video, micrófonos, luces y trípodes pueden no estar disponibles. La versatilidad y accesibilidad de los smartphones hacen del MoJo una opción cada vez más utilizada en diversos escenarios, lo que contribuye a su creciente popularidad. ¿Qué es SalMoJo? SalMoJo - Salesian Mobile Journalism - representa una forma única de periodismo móvil profundamente arraigada en el carisma salesiano. Guiado por el espíritu y los principios heredados de Don Bosco, SalMoJo encarna un enfoque distinto para identificar temas, elaborar contenidos y difundirlos a través de diversas plataformas mediáticas. El proyecto SalMoJo está diseñado para proporcionar una formación que se ajuste a los valores cristianos y salesianos como la fe, la Iglesia, Dios, el Evangelio, la justicia, la vida, la salud, el respeto, la dignidad, la confianza, la comunicación eficaz, la veracidad, la fraternidad, la ecología, el amor, la bondad, la asistencia, las misiones salesianas, la cooperación, la educación y la buena crianza. Estas sesiones de formación pretenden dotar a los participantes de conocimientos y habilidades que van desde el nivel básico al avanzado. Además de fomentar la profesionalidad en la creación de contenidos, el proyecto pretende difundir aquellos valores que, luego, pueden influenciar las vidas de las audiencias que reciben dichos contenidos adecuadamente seleccionados. En nuestro panorama digital, en rápida evolución, es imperativo involucrar a los jóvenes a través de Internet y de las plataformas de los medios sociales que se están expandiendo a un ritmo sin precedentes. El uso de la tecnología moderna y nuestras habilidades nos pueden permitir llegar a millones de individuos, llevando el mensaje de Jesús y el legado de Don Bosco a diversas comunidades de todo el mundo y cruzando las fronteras geográficas de África y Madagascar, América del Norte, América del Sur, Asia, Australia y Oceanía y Europa. En línea con la visión salesiana, el proyecto SalMoJo promueve iniciativas humanísticas, culturales y profesionales centradas en la paz, la justicia, la ecología y la solidaridad, enraizadas en la fe católica y el carisma salesiano. El proceso de evangelización digital hace especial hincapié en la inculturación de la fe en el mundo de la comunicación y la esfera digital, priorizando la dignidad y la centralidad de la persona. Es probable que los periodistas SalMoJo más hábiles surjan de las filas de los exalumnos salesianos que se han formado en nuestros hogares, escuelas y parroquias y sienten verdadera pasión por el periodismo. Conclusión Es innegable que el panorama digital se erige como la principal frontera misionera de nuestro tiempo. El Papa Benedicto XVI animó acertadamente a la evangelización de este ‘continente digital’ (Benedicto XVI, Mensaje para la 43ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 2009). Los salesianos de todos los continentes desean estar presentes allí donde se reúnen los jóvenes. Las percepciones sociológicas y los datos estadísticos subrayan que los medios sociales se han convertido en el entorno natural de los jóvenes de hoy, donde invierten una parte significativa de su tiempo. La proliferación de las nuevas tecnologías y el creciente alcance de Internet han provocado un cambio de paradigma en el enfoque de la Iglesia sobre la evangelización. Con la llegada de dispositivos inimaginables hace sólo unas décadas, la Iglesia ha obtenido acceso a púlpitos virtuales que resuenan con miles de millones de individuos en todo el mundo. Aunque esta nueva era de la evangelización puede suponer un reto, también presenta oportunidades ilimitadas, consideradas por muchos como un signo de los tiempos. Maciej Makula SDB

  • CONTINENTE DIGITAL - SHAPING TOMORROW

    El término ‘continente digital’ se refiere al área digital que incluye Internet, los medios sociales, las plataformas en línea y todas las tecnologías de la comunicación e información que forman parte de la vida en la sociedad contemporánea. Ampliando esta expresión, comprendemos que el continente digital no es un área geográfica física, sino más bien una metáfora que se refiere a la comunidad global en línea, saturada de tecnología, pero al mismo tiempo formada por hombres y mujeres reales (Francis, 2013). Esta comunidad digital albergaba a 5.400 millones de personas en enero de 2024, lo que representa más del 66%, de un total de 8.000 millones, de la población mundial (wearesocial.com). En comparación, en 2024 más de 5 mil millones de usuarios utilizarán las redes sociales, mientras que en enero de 2013 el número era de 1.7 mil millones. Adentrarse en el mar digital y explorar las profundidades del continente digital es el reto que debe asumirse con la misma determinación e imperativo misionero como hace 2000 años (Benedicto XVI, 2010). A principios del siglo XXI, esta tarea la han realizado principalmente los jóvenes, creando y publicando contenidos en Internet de forma casi espontánea. Por tanto, la tarea especial de evangelizar el continente digital les corresponde a ellos (Benedicto XVI, 2009). Para la Iglesia, el término ‘continente misionero digital’ se refiere a la idea de utilizar los medios digitales para difundir el mensaje del Evangelio y promover los valores cristianos en el espacio de los medios sociales y en línea. El desarrollo de este concepto tiene en cuenta varios aspectos fundamentales: la evangelización a través de los medios sociales; la construcción de comunidades virtuales; la creación de contenidos; el uso de diferentes plataformas y canales para comunicar; la focalización en diferentes target groups, entre otros. El continente digital está esperando a los misioneros que puedan llevar la buena noticia con su testimonio y credibilidad. El continente misionero digital con tecnologías avanzadas abre oportunidades para la evangelización en el entorno digital (Hacia una Iglesia sinodal en salida a las periferias. Reflexiones y propuestas pastorales a partir de la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe 2022; 269, 271, 290). Para ello son necesarios los que la Iglesia ha comenzado a llamar misioneros digitales, especialistas en comunicar la fe en el entorno digital, formados profesionalmente para evangelizar en el continente digital. ‘Proponemos que las Iglesias ofrezcan reconocimiento, formación y acompañamiento a los que ya actúan como misioneros digitales, facilitando el encuentro entre ellos’ (Sínodo 2023, Misioneros en el ambiente digital, 17). Actualmente la preparación profesional de los misioneros digitales se está convirtiendo en un reto cada vez más apremiante para la Iglesia. Les invitamos a asistir a la conferencia sobre la comunicación del 1 al 7 de agosto de 2024 en Roma.

bottom of page