top of page

9 elementos encontrados para ""

  • EDUCAR EN LA ERA DIGITAL - SHAPING TOMORROW

    En la era de lo digital, muchas personas creen que comunicar es tener la posibilidad de acceder a las redes sociales, seguir algún perfil, darle “me gusta” a alguna publicación que atraiga nuestra atención, compartir el meme del día, o enviar la “cadena de San Antonio” por WhatsApp... Por otro lado, muchos piensan que “comunicar” es producir contenido digital, colgarlo en una red social y obtener muchos “Likes”, sin darse cuenta que han sido atrapados por el fenómeno llamado el “triunfo del selfie”, el que las personas, en lugar de establecer una verdadera comunicación, refuerzan el deseo de ser reconocidos. Algunas personas, se han vuelto tan dependientes de los medios digitales que desarrollan comportamientos que denotan situaciones anormales, algunos casos patológicos como adicción, por no haber sido conscientes u orientados en el uso correcto de los medios digitales y en el concepto humano de comunicar. Con todo esto, no buscamos desmotivar a ninguno en su deseo e impulso por desarrollarse en las propuestas de comunicación, y menos, en las propuestas digitales. Al contrario, quisiéramos proponer algunos elementos que nos ayudarán a mejorar nuestra relación con los medios de comunicación, en especial los digitales, y a saber orientar, como pastores y educadores, a las generaciones que corren el riesgo de perder el sentido verdadero de la comunicación. Comunicar es un intercambio: cuando pensamos que la comunicación es solo transmisión de un mensaje, traicionamos el concepto más esencial de la comunicación: interacción entre las personas que genera un intercambio de mensajes con un significado. Cuando se da el proceso de reciprocidad e interacción de las partes ocurre una verdadera comunicación. En este sentido, no es sólo enviar un mensaje sino ser capaz de recibir e interpretar la respuesta del mensaje dado. Comunicar es escuchar: no podemos olvidar un trinomio de la comunicación: escucharse a sí mismo – escuchar a los otros – ser escuchado por los otros… En este trinomio encontramos el proceso de reflexión y la capacidad de empatía que son las claves para poder llegar a impactar en la vida de los demás. Las generaciones actuales adolecen de ser escuchadas y de saber escuchar, por tanto, estamos invitados a ser modelos de escucha. No se puede no comunicar: todo acto que realizamos comunica. Nuestras palabras, nuestros gestos, nuestros escritos, nuestros videos, las publicaciones que hacemos en redes … Todo comunica. Pero, esto no significa que todo aquello que publicamos sea lo que realmente queremos comunicar. Muchas veces olvidamos que, en la era de lo digital, todo lo que se publica en la red es público, por tanto, es susceptible de juicio y puede interpretarse exactamente al contrario a lo que quisiéramos. Es por ello que nuestras ofertas comunicativas deben ser repensadas y bien orientadas. Comunicar es educar: Un padre, un profesor, una maestra, un formador, etc., es un comunicador de conocimientos, aprendizajes, vivencias y experiencias que le han ayudado a ser mejores. Del mismo modo, al comunicar alguna información o mensaje, debemos estar seguros de no equivocarnos. Las fake news son muy comunes en la actualidad. Debemos evitar el riesgo de ser una más del montón. Comunicando efectivamente ganaremos confianza y credibilidad. Comunicar es crear vínculos: La tendencia de gestión de las redes sociales en la actualidad, apunta a la creación de comunidades digitales, grupos de personas que comparten intereses comunes o se mantienen en contacto a través de los medios digitales. Nuestro actuar como educadores y pastores nos invita a entrar en el ambiente digital y crear comunidades para hacer el bien a otros y para superar la soledad que muchas veces nos deja el uso de los medios digitales. Viviendo este objetivo, nos sentimos en una mayor sintonía para compartir experiencias y generar vínculos que nos permitan sentirnos hermanos y hermanas entre nosotros. La vida y las condiciones actuales nos obligan cada día a profundizar sobre nuestro actuar. Busquemos siempre el modo de poner en práctica nuestras experiencias logrando ser educadores-comunicadores en cada momento. Por ello, para profundizar estos temas, te invitamos a participar en la Conferencia de Comunicación que se realizará en Roma del 1 al 7 de agosto de 2024. P. Carlos Méndez SDB carlosmendezsdb@gmail.com

  • ‘GESTOS INAPROPIADOS’ - SHAPING TOMORROW

    El lenguaje corporal al hablar en público o ante la cámara revela los secretos del orador. Sin embargo, cuando esta afirmación no debe exagerarse, consideramos que la postura corporal puede delatar emociones, especialmente el estrés, el miedo a ser juzgado por los demás, la falta de concentración o el temor a hablar en público. Ciertos gestos pueden confundir al oyente y crear barreras invisibles. Son las manos las que transmiten la mayor parte de la información al público. Son como una pizarra en la que se escriben claramente los mensajes que lee el destinatario. Por eso, el conocimiento de los gestos y un entrenamiento adecuado ayudan a eliminar los errores gestuales básicos al hablar en público. ¿Qué debo hacer con las manos durante un discurso? La regla de oro es: si no pueden ver mis manos, no pueden ver mi discurso. Además, conviene recordar que existen los llamados ‘gestos inapropiados’ (inconvenientes, inadecuados) que se interpretan negativamente en la mayoría de las culturas. Muchas personas no se dan cuenta de cómo los gestos cerrados pueden influir negativamente en el público. Los brazos cruzados son uno de los ‘gestos inapropiados’ más comunes: una persona con esta postura es juzgada rápidamente por los oyentes como cerrada, poco dispuesta a debatir y retraída. Otro gesto común es esconder las manos detrás de la espalda, que también parece poco natural y se percibe como una postura cerrada. Según los expertos, el gesto más indeseable aún es mantener las manos o una mano en el bolsillo. En muchas culturas, esto se considera una falta de respeto, indiferencia e incluso degradante para el destinatario. La experiencia demuestra que este gesto es muy difícil de eliminar. Conviene recordar que, cuando hablamos en público, nos metemos las llaves, el teléfono o el pañuelo en el bolsillo, no metemos las manos ahí. Hay que evitar el gesto del dedo índice, que implica órdenes, mandatos y sumisión absoluta. Las piernas cruzadas y tocarse la cara tampoco son bienvenidos. Dar la espalda al interlocutor al hablar también es una postura inadecuada. Por otra parte, al sentarse a la mesa, es aconsejable mantener las manos sobre la mesa, nunca debajo de ella. Estos ‘gestos inapropiados’ crean una barrera invisible entre el orador y el destinatario. El público puede percibir que algo va mal y a menudo no se centra en el contenido del discurso, sino en esta frontera invisible que bloquea parcialmente el mensaje. Por lo tanto, hay que recordar utilizar gestos abiertos al hablar en público para facilitar una comunicación adecuada. Los invitamos a la Conferencia de Comunicación que se celebrará del 1 al 7 de agosto de 2024, en Roma.

  • LEADER - SHAPING TOMORROW

    Buscamos líderes: personas con visión de futuro, capacidad de comunicación, empatía, capaces de tomar decisiones, de generar motivación y confianza entre los demás, capaces de delegar tareas y abiertas a recibir comentarios. Buscamos líderes que trabajen en el ámbito de la comunicación social. En el siguiente artículo hablaremos de tres cualidades fundamentales para un líder: la capacidad de motivar, las habilidades de comunicación y la visión. Capacidad de motivar "El objetivo de muchos líderes es hacer que la gente piense lo mejor de ellos. El objetivo de un gran líder es hacer que la gente piense mejor sobre sí misma", son palabras de la profesora Carla Northcutt. En realidad, esto se traduce en una capacidad esencial para motivar a los colegas a cruzar fronteras aparentemente insalvables. Un líder que centra la opinión pública en sí mismo, en lugar de la capacidad de motivar a los demás, suele preocuparse principalmente por su imagen positiva, lo que puede derivar en una actitud narcisista. Harry S. Truman, Presidente de los Estados Unidos, pronunció unas palabras similares: "Es asombroso todo lo que uno puede conseguir si no se preocupa por los honores". La preocupación por los honores puede suponer una enorme carga para un líder, que a menudo no es consciente de este hecho. Esta aura en torno a su persona puede crear un límite invisible, un nimbo de superioridad e inaccesibilidad que puede hacer que la gente no le siga, sino que se sientan instigadas sus responsabilidades. Motivar suele significar ser capaz de estimular el deseo de alcanzar objetivos. Además del refuerzo positivo, son esenciales habilidades como la escucha activa, los elogios realistas, el estímulo para el cambio, el respeto por los empleados, la crítica constructiva, la transparencia en la acción y la comunicación, el desafío, el control de las emociones, la sensación de seguridad en la toma de decisiones y el sentido de la acción, la ayuda para el desarrollo de competencias, la remuneración adecuada, la comunicación clara, la empatía, la comprensión de las motivaciones de los empleados, la inspiración y la delegación clara. Habilidades de comunicación ¿De qué color son mi personalidad y mis habilidades de comunicación? Esta pregunta hace referencia a los cuatro colores de la personalidad descritos por el psiquiatra Carl Jung y conocidos hoy como el modelo DISC. Thomas Erikson desarrolla este tema con gran profundidad en su obra, describiendo el impacto de las diferencias de color en nuestra comunicación y nuestras relaciones con el entorno. Según el autor, distinguimos cuatro tipos de comportamiento y modos de comunicación: rojo, amarillo, verde y azul. Las personas rojas son personas con cualidades de liderazgo, extrovertidas, asertivas, ambiciosas, independientes, de carácter fuerte, orientadas a las tareas, a los resultados, dominantes y rápidas en el trabajo. Las personas amarillas son entusiastas, emprendedoras, optimistas, saben escuchar, están orientadas a las relaciones, son extrovertidas, creativas y están satisfechas con la vida. Las personas verdes son introvertidas, orientadas a las relaciones, amistosas, evitan los conflictos, son equilibradas, pacientes, tranquilas, les cuesta tomar decisiones y resolver conflictos, son estables, reacias al cambio. Los azules son personas de personalidad introvertida, curiosas, pensadoras lógicas, muy minuciosas, detallistas y sistemáticas en su trabajo, incluso perfeccionistas, con una mente analítica. Erikson explica que la mayoría de las personas son una combinación de diferentes colores: aproximadamente el 5% de la población es monocolor, el 8% bicolor y el resto son personalidades con tres colores en su interior. Las habilidades de comunicación pueden y deben desarrollarse. Independientemente del patrón de comunicación, merece la pena estudiar y buscar respuestas que le ayuden a comunicarse correctamente y a entender la forma en que se comunican los demás. Un líder eficaz comprende que las personas se comunican de diferentes maneras y es muy consciente de su propia forma de comunicarse, especialmente cuando dirige el trabajo de los demás. Tener una visión Un líder tiene una visión clara de la institución y del grupo de personas que dirige. Además, se caracteriza por tener el valor de tomar decisiones a veces arriesgadas e inciertas. Sun Tzu, en sus consejos de El arte de la guerra, decía que "un comandante sin coraje no puede superar las dificultades ni realizar grandes planes". Un verdadero líder es un hombre con una visión, que sabe hacia dónde se dirige y comparte su visión con pasión y entusiasmo. Realizar la propia visión requiere paciencia. "Cuanto más poder tengas, más paciencia debes tener", decía Séneca el Joven. Tener una visión significa tener el valor de enfrentarse a los problemas que surgen cada día, en lugar de posponerlos, esperando una solución espontánea. "La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos", dijo Henry Ford. Un líder no sólo debe tener una visión clara de los objetivos de la organización o del proyecto, sino también la capacidad de comunicar estos objetivos de forma que inspiren a sus colegas. Su visión proporciona dirección, pero también crea compromiso y motivación dentro del equipo. Al inspirar a los demás a actuar, el líder se convierte en un punto de referencia para toda la organización, estableciendo normas y expectativas claras. Por último, es importante recordar las palabras de John C. Maxwell: "Las personas renuncian a los jefes, no a las empresas". Esto subraya la importancia del papel del líder a la hora de conformar el ambiente de trabajo y las relaciones dentro de la organización. Les invitamos a la Conferencia de Comunicación que se celebrará del 1 al 7 de agosto de 2024, en Roma.

  • CAP CUT - SHAPING TOMORROW

    Capture the moment and cut. Es uno de los elementos básicos de los content creators, quienes suelen tener a mano al menos un programa de edición para el PC y otro para dispositivos móviles. Los creadores saben que con las herramientas de edición adecuadas y un poco de habilidad pueden contar la historia del mundo de una forma parecida al storytelling. Un content creator hábil puede hacer de un vídeo una obra maestra que se convierta en un éxito viral en cuestión de minutos. Una aplicación de edición de vídeo es el pincel de los artistas modernos, conocidos como content creators. La pantalla de su ordenador o su teléfono celular son su lienzo. Los colores que eligen pueden compararse con las funciones integradas en el software, y el talento creativo se ve ayudado por la inteligencia artificial. Las redes sociales son el espacio para la exhibición de sus obras de arte y, cualquiera que tenga internet, se convierte en su público. La edición de películas, que antes sólo estaba al alcance de unos pocos elegidos, se ha convertido ahora en algo cotidiano para un amplio abanico de usuarios de Internet. Desde la grabación de un contenido de vídeo hasta su publicación, se necesitan unos pocos minutos. De hecho, una de las principales tendencias de 2024 en las redes sociales es la publicación de vídeos cortos. En este sentido, para crear un vídeo atractivo de unas pocas decenas de segundos o más, solamente necesitamos buenas tomas, música apropiada, conocimientos básicos de edición y un software adecuado. Elegir una herramienta de edición de vídeo no es fácil. El número de programas es abrumador. Adobe Premiere Pro, Final Cut Pro, Vegas Pro, DaVinci Resolve, Shotcut, iMovie, inShot, Adobe Premiere Rush, KineMaster, VLLO, Movavi Video Editor, Lightworks, YouCut, PowerDirector, LumaFusion, Pinnacle Studio y docenas más están a la mano del usuario con licencias gratuitas o pagadas. Desde hace algunos años, encontramos CapCut en la escena de la edición de vídeo, una aplicación disponible en Android, iOS, Windows, macOS y en línea. Se trata de una aplicación gratuita, con excepción de algunas funciones avanzadas que deben ser pagadas.  CapCut ofrece a los usuarios herramientas de edición tanto básicas como a nivel experto. Posee una interfaz fácil de usar, lo que suele ser un factor clave a la hora de elegir una aplicación. El programa permite un amplio uso de la inteligencia artificial, lo que ayuda a conseguir los resultados deseados. CapCut funciona bien en todas las plataformas, pero se recomienda especialmente la versión para móviles. Les invitamos a asistir a la Conferencia de Comunicación del 1 al 7 de agosto de 2024, en Roma, donde aprenderemos a trabajar con la aplicación CapCut.

  • LA ESTRATEGIA DE COMUNICACIÓN - SHAPING TOMORROW

    Introducción Merecería la pena analizar el proceso de elaboración de una estrategia de comunicación, utilizando ejemplos y sugerencias del mundo de los medios de comunicación profesionales. Es importante recordar que la creación de una estrategia implica, entre otras cosas, la formulación de preguntas adecuadas y la búsqueda de respuestas. Una estrategia es un plan de las acciones que nos gustaría emprender en el futuro para alcanzar nuestro objetivo. Una estrategia ayuda a fijar objetivos a largo plazo y muestra cómo alcanzarlos. Es imposible alcanzar un objetivo sólo con una estrategia, porque hay que emprender acciones concretas, es decir, tácticas, para ponerla en práctica. Mientras que la estrategia es a largo plazo, las tácticas son pasos a corto plazo que deben darse para alcanzar objetivos más pequeños. Planificar las tácticas implica desglosar la estrategia en acciones más pequeñas y realizables. Las tácticas son más visibles desde el exterior, mientras que la estrategia lo es desde el interior de la organización. Las mejores estrategias se construyen en torno a objetivos claramente definidos, porque es mucho más fácil preparar una estrategia si se sabe exactamente lo que se quiere conseguir. Unos objetivos claramente definidos son una parte fundamental del proceso de planificación estratégica a largo plazo. Preparar una estrategia no es tan sencillo. Idear una estrategia de comunicación dentro de la Iglesia, ya sea a nivel de diócesis, institución o congregación religiosa, puede parecer intuitivo y sencillo, pero la realidad es mucho más compleja. Crear una estrategia requiere un proceso minucioso y metódico, lejos de la aparente sencillez. A continuación, me gustaría esbozar los distintos pasos en la creación de una estrategia de comunicación. Es esencial tener en cuenta que el diseño de una estrategia de este tipo nunca debe abordarse de forma individual; al contrario, debemos implicar activamente a varias personas en el proceso. Etapas en el desarrollo de una estrategia de comunicación Auditoría inicial - diagnóstico ¿Qué es exactamente una auditoría? En los términos más claros, es un análisis de la situación inicial, destinado a identificar la posición actual de una empresa, una institución, una diócesis o una congregación religiosa en el ámbito de la comunicación. Este proceso implica un análisis en profundidad de lo que se ha logrado hasta el momento, incluida una revisión exhaustiva de los canales y herramientas de comunicación utilizados. Normalmente, se habla de dos tipos de auditoría: externa e interna. ¿Cuál es la esencia de una auditoría externa de calidad? Requiere una perspectiva externa, una institución externa y la intervención de expertos externos. Requiere un observador externo que pueda examinar críticamente nuestras acciones pasadas, evaluar nuestra trayectoria hasta el momento y ofrecer soluciones meditadas. Esta figura puede ser una empresa especializada o una persona cualificada en la materia. ¿Qué caracteriza a una auditoría interna de calidad? Implica a personas con una visión interna, expertos de la institución capaces de examinar críticamente la situación existente. Además, es crucial el uso de herramientas de evaluación, por ejemplo, el análisis FODA, para obtener una visión detallada e informativa. Una auditoría externa e interna es la base de una estrategia de comunicación eficaz. Sin ella, estaríamos operando en la oscuridad. La auditoría se traduce en hechos concretos, cifras, informes y propuestas tangibles. Sin esta herramienta, correríamos el riesgo de sumergirnos en una realidad alternativa. Equivalente a un diagnóstico preciso, nos permite distinguir las partes vitales y sanas de las posibles necesidades de cuidados dentro del organismo comunicativo de nuestra institución. En esencia, se trata de un examen detallado del torrente sanguíneo comunicativo que impregna nuestra realidad. ¿Por qué tememos las auditorías? Porque traen consigo el viento del cambio. Desafían el statu quo, invitan a reflexionar sobre nuestras acciones y sugieren cambios en el orden existente. Las auditorías, si se hacen bien, actúan como un espejo imparcial, revelando no sólo nuestras vulnerabilidades sino también nuestros puntos fuertes. Sin una auditoría exhaustiva, nuestra estrategia de comunicación podría resultar un mero ejercicio de autoengrandecimiento, semejante a un círculo de sonrisas sin profundidad. O peor aún, podría ser comparable a la venta de frutas y verduras de primera calidad en una tienda de ropa: tenemos productos valiosos, pero los ofrecemos en el contexto y el momento menos apropiados. ¿Cuál es el valor de realizar una auditoría? Es el medio por el que nos mantenemos alineados con la realidad. De lo contrario, correríamos el riesgo de perpetuar la ilusión de que todo marcha a las mil maravillas, sonriendo radiantes, mientras el mundo se nos escapa de las manos a un ritmo cada vez mayor. Lo único que nos quedaría sería nuestra autosatisfacción, alimentada por una comunicación que se desarrolla en un mundo paralelo, aislado del contexto real, alejándonos cada vez más de las personas, de las herramientas adecuadas y de las formas auténticas de comunicarnos. ¿Nos faltan recursos financieros y conocemos a poca gente? En ese caso, empecemos por algo más modesto, por el primer paso. Recurramos a un amigo periodista, a un conferenciante o a una figura de la industria de los medios de comunicación. Empecemos y evaluemos si este análisis tiene sentido, si es eficaz. Empecemos por el primer paso, modesto. Dentro de un año, probablemente tendremos una visión más clara de lo que se trata. Comprobamos las directrices de comunicación de nuestra institución y de la Iglesia (si somos una institución religiosa) En toda institución existen directrices generales de comunicación, algunas explícitamente documentadas, otras transmitidas oralmente a lo largo de los años. A la hora de dar forma a una estrategia de comunicación, es crucial tener en cuenta el patrimonio de competencias comunicativas ya presente en nuestra institución. Es crucial recordar que estamos construyendo sobre un terreno ya sólido: sin duda existen varias directrices, algunas aplicadas con más éxito, otras con menos, a lo largo de los últimos años en nuestra realidad. Por lo que se refiere a la Congregación Salesiana, existen las Líneas Guías de la Comunicación para el sexenio 2020-2026 (Proyecto de animación y gobierno del Rector Mayor y su Consejo para el sexenio 2020-2026). Se trata del documento esencial relativo a la comunicación en la Congregación Salesiana. He aquí algunos de los puntos que contiene: ÁREA 1. LA COMUNICACIÓN CARISMÁTICA Y LA MISIÓN SALESIANA Vivir la comunicación de forma evangélica, sinodal, salesiana, artística y convergente. ÁREA 2. COMUNICACIÓN INSTITUCIONAL Y GESTIÓN COMPARTIDA Apoyar la comunicación con vistas a la animación y del gobierno de los Salesianos, la Familia Salesiana y las instituciones externas. ÁREA 3. GESTIÓN COLABORATIVA Y SOLIDARIA Estructurar la comunicación institucional, política y de gobierno de la Congregación Salesiana. ÁREA 4. LA IDENTIDAD SALESIANA Y EL MUNDO DE LA JUVENTUD Vivir la comunicación como un "sacramento salesiano" de presencia, efectiva y afectiva entre los jóvenes con el corazón del Buen Pastor. ÁREA 5. EVANGELIZACIÓN Y AMBIENTE DIGITAL Inculturar la fe, en la comunicación y en el mundo digital de los jóvenes, dando prioridad a la centralidad de la persona. ÁREA 6. FORMACIÓN Y MISIÓN EN COLABORACIÓN CON LOS LAICOS Colaborar con otros sectores en los procesos de formación de salesianos y laicos para aumentar las competencias básicas en evangelización y educación de los jóvenes en el mundo digital. ÁREA 7. TECNOLOGÍA, INFORMACIÓN Y REDES Promover la digitalización de las obras salesianas y el trabajo en red para una visión carismática, corresponsable e intersectorial de la misión. ÁREA 8. MEMORIA HISTÓRICA, BIENES ARTÍSTICOS Y PATRIMONIALES Conocer el patrimonio artístico y la memoria de la misión y las obras salesianas, a lo largo de su historia y en la actualidad. Las directrices mencionadas son de extraordinaria importancia, ya que trazan la dirección general de las actividades de comunicación. Además, es crucial examinar detenidamente los documentos y las enseñanzas de la Iglesia sobre los medios de comunicación, con especial atención a las recientes enseñanzas del Papa Francisco. ¿Cómo ha evolucionado la enseñanza de la Iglesia sobre los medios de comunicación? ¿Qué mensajes transmite el Papa Francisco en sus reflexiones para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales? ¿Qué postura adopta la Iglesia ante las últimas tendencias en comunicación, como la inteligencia artificial? Son preguntas que merecen una reflexión profunda para orientar nuestras iniciativas de comunicación con conocimiento de causa. Análisis de la audiencia El análisis de la audiencia es el proceso de identificar y comprender las necesidades, intereses, preferencias y características de nuestro público objetivo. Ayuda a crear mensajes eficaces, elegir los canales adecuados y medir el impacto. ¿A quién queremos dirigir nuestros mensajes? Es imprescindible realizar un análisis exhaustivo de los grupos destinatarios a los que deseamos dirigir nuestro mensaje. Definir estos grupos significa esbozar quiénes son los destinatarios, cuáles son sus necesidades, qué temores tienen y a qué retos se enfrentan. ¿A quién pretendemos llegar con nuestro mensaje? ¿Quizá a los jóvenes? En caso afirmativo, ¿a qué grupo de edad? ¿O a los salesianos? ¿En qué idioma debemos comunicarnos? ¿O quizás a los benefactores de las misiones? ¿Pero debemos distinguir entre generaciones jóvenes y mayores? ¿Buscamos nuevos benefactores o deseamos informar a los ya existentes? ¿O tal vez deseamos centrarnos en las vocaciones al sacerdocio? Es esencial reflexionar con precisión sobre a quién queremos llegar con nuestro mensaje. La retransmisión de la Santa Misa en la televisión pública se dirige principalmente a enfermos y ancianos. Los videoclips de 30 segundos al estilo rap están especialmente creados para atraer a los jóvenes de entre 15 y 18 años, utilizando un lenguaje y un ritmo que resuenen en su esfera de interés. Los audios en Spotify en español, acompañados del texto de las Memorias del Oratorio (una obra reconocida entre los salesianos), están dedicados a los adultos pertenecientes a la Familia Salesiana que ya están familiarizados con el carisma salesiano. Un artículo en la prensa local centrado en nuestro colegio religioso está dirigido a los padres jóvenes de nuestra comunidad local, ofreciéndoles información relevante para sus decisiones educativas. Por último, el canal en TikTok está diseñado para implicar activamente a los jóvenes de entre 13 y 17 años, adaptando el contenido al lenguaje y a las tendencias que resuenan en este dinámico grupo de edad. La identificación del público objetivo (grupos destinatarios) desempeña un papel fundamental en la definición del contenido del mensaje y en la elección del canal de comunicación más eficaz. Este proceso, conocido en la jerga del marketing como la creación de "personas" o modelos, consiste en un análisis detallado de las características de las personas a las que queremos dirigir nuestro mensaje. Análisis del mercado y de la competencia Implica identificar a nuestros competidores, estudiar detenidamente sus estrategias y analizar sus prácticas más eficaces. Este proceso de investigación ofrece una valiosa oportunidad para conocer en profundidad los puntos fuertes y débiles de la propia empresa. En esta fase, nos sumergimos en el paisaje circundante para examinar las acciones y metodologías adoptadas por otros actores relevantes. Observamos con atención la dinámica de otras congregaciones religiosas, de la iglesia local, de los salesianos de otras partes del mundo, de personas influyentes y obispos de interés. Espiamos con curiosidad las sugerentes iniciativas de las hermanas, exploramos nuevos grupos eclesiales y buscamos estímulos comunicativos de todo el planeta. El descubrimiento de ideas fascinantes sirve de catalizador para el nacimiento de nuestras propias ideas brillantes. La curiosidad enciende nuestra imaginación y estimula nuestra iniciativa. Una iniciativa fascinante de Argentina, unida a otra igualmente intrigante de la India, pueden servir de inspiración para crear una propuesta innovadora en Kenia. Un análisis de las actividades mediáticas de Cáritas o de los medios sociales del Vaticano puede servirnos de modelo para nuestras propias iniciativas. Las campañas publicitarias de empresas como Coca-Cola o Nike pueden servirnos de referencia y aportarnos valiosas ideas para nuestra estrategia. Herramientas y canales de comunicación Los canales de comunicación constituyen los vehículos o plataformas a través de los cuales transmitimos nuestros mensajes a las partes interesadas. Las herramientas de comunicación, por su parte, representan el software o hardware que facilita la eficacia de los canales y técnicas de comunicación. El arte de elegir los medios de comunicación específicos para aplicar nuestra estrategia es un proceso crucial. Es importante comprender que ningún canal de comunicación por sí solo puede garantizar llegar al 100% de la audiencia, por lo que actuar de forma multicanal y seleccionar conscientemente es imprescindible. A la hora de decidir qué herramientas y canales adoptar, es esencial afinar nuestra selección. Los medios sociales, con su inmensidad, requieren un enfoque específico, por ejemplo, en plataformas como Facebook e Instagram. Podríamos optar por la televisión local si ofrece programas católicos, explotando así un canal establecido en nuestra comunidad. La prensa católica, con su amplia audiencia, puede ser un canal de comunicación eficaz, al igual que la colaboración con la radio local o incluso la creación de nuestra propia emisora de radio, si los recursos y las competencias lo permiten. La colaboración con la redacción católica de una televisión pública nacional puede ser una opción ventajosa, sobre todo si vemos prosperidad en dicha asociación. Invertir en la optimización de nuestro perfil de Instagram puede ser una opción acertada, sobre todo si contamos con una persona experimentada que trabaje con nosotros durante algún tiempo. Si un canal no produce los resultados deseados, es crucial analizarlo, plantearse cambiar de táctica o, en algunos casos, cerrarlo. Por ejemplo, WhatsApp podría funcionar bien en África pero no ser tan eficaz en Europa. La radio católica podría tener éxito en África pero no ser tan impactante en Europa. Las campañas publicitarias en Facebook podrían ser eficaces en Europa, pero no necesariamente en África. Los documentales misioneros podrían tener éxito en Europa, pero no necesariamente en Asia. Un elemento clave a tener en cuenta es la multicanalidad. En el siglo XXI, la comunicación se basa en la diversificación de canales. Debemos asegurarnos de que tenemos acceso a una variedad de canales de comunicación, tanto en medios católicos como no católicos, tanto privados como públicos, gestionados tanto interna como externamente. Este enfoque diversificado nos permite ampliar nuestro alcance e interactuar con un público más amplio y diverso. Definición de objetivos Al comienzo del viaje estratégico, es imperativo esbozar claramente el objetivo empresarial (business), entendido como el propósito fundamental de la organización que guiará el desarrollo de la estrategia. En las entidades corporativas, este objetivo suele centrarse en la venta de un producto. Sin embargo, para entidades como la Iglesia, las diócesis y las congregaciones religiosas, la cuestión central pasa a ser: ¿qué queremos "ofrecer" o comunicar? Educación, fe, formación... son sólo algunas de las posibles respuestas a esta pregunta fundamental. En el contexto de la Congregación Salesiana, el objetivo podría articularse en torno a conceptos como "Educar a niños y jóvenes en el espíritu de Don Bosco" o "Educar a ciudadanos honrados y buenos cristianos". Un ejemplo tangible de objetivo empresarial general para estas entidades es la declaración de misión, que representa la estrella polar, la guía inspiradora de la organización. Otros ejemplos significativos pueden ser: "Aumentar la conciencia de la presencia de los Salesianos en la sociedad de nuestro país", "Aumentar el interés público y promover actitudes ecológicas", "Educar a los creyentes sobre la enseñanza de la Iglesia respecto a los refugiados" o "Mantener informados a los creyentes sobre las actividades de la diócesis con integridad y honestidad". En última instancia, estos objetivos empresariales son las guías esenciales para el desarrollo de una estrategia cohesionada y orientada a los valores. El objetivo empresarial de Google es organizar la información del mundo para hacerla universalmente accesible y útil. El objetivo empresarial de Nike es ofrecer innovación e inspiración a todos los deportistas del mundo. El objetivo empresarial está vinculado a la misión y la visión de la institución. A continuación, definimos los objetivos de marketing. Un objetivo de marketing es una dirección para las actividades de comunicación, son las directrices. Por ejemplo - Aumentar el conocimiento de la marca en los canales de los medios sociales; Educar a los salesianos en los medios tradicionales y sociales; Desarrollar nuevas formas de comunicación diocesana interna; Mejorar la imagen de los salesianos como expertos en educación juvenil; Mejorar el conocimiento de los creyentes sobre el Sínodo 2023 en Roma. Por último, definimos los objetivos de comunicación. Un objetivo de comunicación es un objetivo de acción expresado de forma mensurable y concreta. Por ejemplo, Aumentar el número de seguidores de la página de Facebook a 10.000; Realizar 5 sesiones de formación en medios de comunicación de dos días de duración para los Salesianos de Kenia; Preparar un manual de educación en medios de comunicación para nuestra diócesis; Organizar el Equipo de Gestión de Crisis con la participación de personas del área jurídica y de comunicación. ¿De dónde proceden estos objetivos? Surgen de los pasos anteriores, especialmente de la auditoría, del análisis de nuestra institución, de la búsqueda de canales y herramientas de comunicación y de las características especiales de nuestro público. En resumen, son el resultado de un proceso reflexivo de exploración en profundidad y de comprensión del contexto en el que operamos y de las necesidades de nuestra comunidad. Atención: En el contexto eclesiástico, los objetivos empresariales suelen denominarse "misión" o "visión"; los objetivos de marketing, "directrices", "líneas de actuación", "procesos"; los objetivos de comunicación, "acción" o "iniciativas concretas". Presupuesto El presupuesto para los medios de comunicación es un documento detallado en el que se esbozan las previsiones de gasto tanto para los medios tradicionales como para los sociales y que abarca un periodo de tiempo determinado. También incluye los recursos necesarios para equipos, salarios y otros elementos estratégicos incluidos en nuestra visión de la comunicación. Este documento crucial responde a preguntas fundamentales: ¿quién será responsable de cubrir estos gastos? ¿De cuánto dinero se dispone para financiar estas actividades? ¿Quién se encarga de gestionar las finanzas correspondientes? ¿Cuál es el presupuesto previsto para el año siguiente? Abordar esta fase, aunque pueda resultar compleja y a veces dolorosa, es esencial. Ignorar la necesidad de un presupuesto para los medios de comunicación es como navegar por el vasto mar de la comunicación sin un faro que guíe nuestro rumbo. Es de gran importancia garantizar la existencia de un documento físico que detalle la financiación de las actividades de comunicación de nuestra institución. Sin una documentación adecuada, nos exponemos al riesgo de perder con el tiempo un punto de referencia esencial, especialmente con los cambios de personal. A largo plazo, esto podría traducirse en una disminución de la eficacia de nuestras iniciativas de comunicación social. Cuestiones adicionales Cuando se trabaja en una estrategia de comunicación, hay que prestar atención a algunos aspectos adicionales. Dependiendo de la institución que represente, éstos serán más o menos importantes. He aquí algunos de ellos. Crear una identidad visual adecuada La identidad visual ayuda a poner en práctica la estrategia de comunicación adoptada y es un signo muy claro de los mensajes procedentes de nuestra institución. El lenguaje de la comunicación Merece la pena reflexionar sobre el estilo de comunicación, el lenguaje que se quiere utilizar en los canales de comunicación pertinentes. Comunicación interna y externa Al preparar la estrategia de comunicación, hay que distinguir claramente entre la comunicación dentro y fuera de la institución. Expertos Las actividades de comunicación, en particular el contacto con los medios de comunicación y los periodistas, conducen en algún momento a la necesidad de contar con expertos en nuestra institución. Estas personas, debidamente formadas, pueden comunicar en diversos ámbitos en nombre de la institución. Retroalimentación, seguimiento y evaluación Los comentarios sobre la forma en que se lleva a cabo la comunicación deben tenerse en cuenta una vez aplicada la estrategia de comunicación. Al mismo tiempo, hay que asegurarse de que se dispone de una herramienta adecuada para supervisar las actividades de comunicación en línea. Por último, debe llevarse a cabo una evaluación periódica de las actividades de comunicación realizadas en la institución. Director del proyecto y colaboradores Es esencial designar a una persona responsable de la comunicación y de la aplicación de la estrategia de comunicación. Al mismo tiempo, hay que asegurarse de que los empleados sean seleccionados adecuadamente. Esto incluye la creación de estructuras de oficina de prensa, el posible nombramiento de un portavoz de la institución y la garantía de unas relaciones adecuadas con los periodistas y editores de los distintos medios de comunicación. Cuestiones jurídicas Debe garantizarse que los empleados reciban una formación adecuada sobre las cuestiones legales relacionadas con la comunicación mediática. Ética Debe considerarse la creación de códigos éticos apropiados relativos a las comunicaciones de la institución. Aprobación de las autoridades competentes La estrategia, incluido el presupuesto, debe someterse a la aprobación del órgano decisorio competente de la institución. Redacción del texto de la estrategia de comunicación Y es en este preciso momento cuando nos sumergimos en la fase creativa de la escritura. Una preparación cuidadosa, un análisis detallado y una definición clara de los objetivos sentaron las bases para convertir las ideas en palabras, dando vida a nuestra narrativa. Con cada palabra que toma forma, estamos tejiendo una narración que dará voz a nuestra estrategia de comunicación. En este proceso de redacción, ampliamos y enriquecemos la información recopilada durante las etapas anteriores. Añadimos detalles, matices y facetas que hacen que nuestro mensaje sea convincente y atractivo. La escritura es el medio por el que transformamos lo abstracto en tangible, los conceptos en historias y las ideas en acciones. Es un acto de transformación que completa el ciclo de creación de nuestra estrategia de comunicación, llevándola, de la visión inicial a la realidad concreta. Conclusión Crear una estrategia de comunicación no es simplemente encender fuegos artificiales destinados a extinguirse rápidamente, sino que es como encender un fuego abrasador, alimentarlo cuidadosamente y vigilar que la llama siga ardiendo con fuerza. Una estrategia de comunicación puede adoptar muchas formas: puede ser un gráfico de una sola página, que contenga un objetivo, dos procesos clave y cinco acciones específicas, o puede convertirse en un texto detallado de veinte páginas que profundice en la auditoría, los objetivos, las herramientas y los canales de comunicación. Seamos sinceros: crear una estrategia de comunicación de calidad es una tarea que requiere experiencia y preparación. Por lo tanto, es imperativo buscar la ayuda de profesionales competentes. La preparación de una estrategia de comunicación y la gestión de la comunicación en su conjunto no son en absoluto sencillas, sino que representan una gran responsabilidad y exigen un compromiso sistemático. Encontrar a las personas adecuadas, proporcionar formación, experimentar éxitos y fracasos, seguir formándose, acumular experiencia, intercambiar conocimientos y buscar constantemente nuevas soluciones: gestionar la comunicación es una aventura fascinante. En este viaje, de vez en cuando exploramos nuevas tierras, islas y territorios inexplorados. La comunicación dentro de nuestras instituciones es una aventura compartida, un viaje que emprendemos juntos, nunca solos. La Iglesia necesita una comunicación social profesional, ya que los medios tradicionales e Internet son las herramientas del Espíritu Santo que hemos recibido. Maciej Makula SDB

  • FORMACIÓN DE PROFESIONALES - SHAPING TOMORROW

    La profesionalización en los medios de comunicación se refiere a la mejora de las normas, las competencias y la ética de los empleados, así como al desarrollo de la tecnología. El desarrollo de las competencias profesionales es un proceso importante para mejorar la calidad del trabajo. Sin lo anterior, trabajar con los medios de comunicación puede convertirse en un intento de abrir puertas nuevas con llaves viejas. SHAPING TOMORROW es la formación de profesionales de los medios de comunicación en la Familia Salesiana. La formación de los profesionales de los medios de comunicación dedicados a la Iglesia, ya sean sacerdotes, personas consagradas o laicos, se está convirtiendo en una necesidad acuciante. Un ejemplo de recomendaciones puede encontrarse en el Documento de Aparecida de 2007. Los obispos presentes en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe se comprometieron a formar y acompañar a los fieles en la práctica de las actividades de los medios de comunicación social. A continuación, figuran algunas de las reivindicaciones contenidas en el documento (Aparecida, 2007, nº 486): Conocer y valorar esta nueva cultura de la comunicación; Promover la formación profesional en la cultura de la comunicación de todos los agentes y creyentes; Formar comunicadores profesionales competentes y comprometidos con los valores humanos y cristianos en la transformación evangélica de la sociedad, con particular atención a los propietarios, directores, programadores, periodistas y locutores; Apoyar y optimizar, por parte de la Iglesia, la creación de medios de comunicación social propios, tanto en los sectores televisivo y radial, como en los sitios de Internet y en los medios impresos; Estar presente en los medios de comunicación social: prensa, radio y TV, cine digital, sitios de Internet, foros y tantos otros sistemas para introducir en ellos el misterio de Cristo. SHAPING TOMORROW en medio de la revolución digital requiere la formación de los profesionales de los medios de comunicación. El cambio de la cultura digital es un ámbito en el que la tecnología desempeña un papel clave en todos los aspectos de la vida social, cultural y económica. Además, las transformaciones en las artes, la educación y el entretenimiento a menudo se derivan de la revolución digital. Además, es probable que el desarrollo de la inteligencia artificial afecte a la cultura como un aguacero sostenido; por ello, SHAPING TOMORROW es una necesidad acuciante de especialistas en los aspectos tecnológicos y éticos de la inteligencia artificial. La revolución digital también está cambiando el paradigma de la comunicación y el lenguaje de la evangelización. Es indudable la necesidad de nuevas formas de comunicación y de comprender el papel cada vez más importante de los contenidos profesionales. SHAPING TOMORROW es la profesionalización en el campo de la comunicación mediática en la Iglesia, que debe tener lugar en los siguientes ámbitos: calidad de la comunicación, competencia mediática de los creadores, tecnología, profesionalización de los contenidos, formación, cuidado de las finanzas, apoyo de los superiores competentes, así como la madurez emocional de los responsables de la comunicación, la realización de un discernimiento espiritual en el contexto de la fe, la gestión de los recursos humanos y la ética en el trabajo. Os invitamos a la Conferencia de Comunicación que se celebrará del 1 al 7 de agosto de 2024, en Roma.

  • ÉTICA EN LA COMUNICACIÓN - SHAPING TOMORROW

    Existen muchos sistemas éticos en el mundo, con el resultado de que no hay "principios éticos universales" claramente definidos y aceptados por todas las personas del mundo. Lo mismo ocurre con los principios éticos de la comunicación humana. Sin embargo, existe un acuerdo sobre algunos principios éticos básicos que también operan en el mundo de la comunicación social. SHAPING TOMORROW de la comunicación salesiana es guiarse por la ética cristiana en las actividades de comunicación y respetar los principios éticos generalmente aceptados. Estos son algunos de ellos: El principio del humanismo (dignidad humana) - cada persona tiene valor y debe ser tratada con dignidad y respeto. Principio de justicia - todas las personas deben ser tratadas según los principios de igualdad y equidad. Principio de honestidad y verdad - todas las acciones deben ser honestas y caracterizarse por la verdad. Principio de no hacer daño - evitar actividades que causen daño a otras personas. Principio de autonomía - respetar los derechos de las personas a tomar decisiones libres y a dirigir sus propias vidas. Principio de respeto a la alteridad y a la intimidad - un individuo debe respetar las diferencias culturales, religiosas, raciales o de visión del mundo. Principio del bien general - perseguir el bien general de la comunidad humana. Principio de beneficencia (subsidiariedad) - se espera que todo el mundo actúe por el bien de los demás, ayude a los necesitados y contribuya al bien general de la sociedad. Principio de reciprocidad - las personas deben actuar con los demás como les gustaría que los demás actuaran con ellas (la llamada Regla de Oro). Principio de responsabilidad - las personas son responsables de sus decisiones y de las consecuencias de sus actos. Principio de integridad - las personas deben actuar de acuerdo con sus convicciones morales y adherirse a sus valores. La ética es un conjunto de principios morales que condicionan las elecciones de una persona. Del mismo modo, en un entorno de comunicación social, la ética indica los principios y criterios para elegir el buen y el mal comportamiento a la hora de comunicarse con los demás. También especifica los elementos que tienen un impacto significativo en una comunicación responsable. Podemos encontrar muchos de estos principios éticos en los documentos de la Iglesia católica. En el documento Ética en las Comunicaciones Sociales de 2000, leemos: "En estas tres áreas - mensaje, proceso y cuestiones estructurales y sistemáticas - el principio ético fundamental consiste en que la persona humana y la comunidad humana son el fin y la medida del uso de los medios de comunicación social; la comunicación debería realizarse de personas a personas, con vistas al desarrollo integral de las mismas" (nr 21). Y en otro lugar: "Porque aun cuando los actos de comunicación tienen a menudo consecuencias no pretendidas, la gente elige usar los medios de comunicación con fines buenos o malos, de un modo bueno o malo" (nr 1). Estos principios éticos básicos, que sitúan a la persona y su dignidad en el centro, dan esperanza para SHAPING TOMORROW de la comunicación en la Familia Salesiana, de acuerdo con la doctrina de la Iglesia Católica, en el espíritu de una ética con fundamento personalista. La comunicación desde una perspectiva personalista hace gran hincapié en el respeto a la persona humana, a su dignidad y a su libertad. Destaca el valor de la persona humana, su integridad, además de demostrar la gran importancia de la comunidad y la cooperación. El personalismo hace gran énfasis en la libertad de elección de cada persona y en la responsabilidad de sus actos. La norma personalista descrita por Juan Pablo II indica la primacía de la persona sobre la tecnología. Según este principio, la persona debe ser tratada siempre como un fin, nunca como un medio. Por consiguiente, toda acción en el ámbito de la comunicación social debe tener también como objetivo el bien de la persona y su dignidad, que son de importancia primordial. SHAPING TOMORROW se ocupa de cultivar la comunicación según una norma personalista y con una antropología y una ética cristianas sólidas. Os invitamos a la Conferencia de Comunicación que se celebrará del 1 al 7 de agosto de 2024, en Roma.

  • EL FUTURO DE LA COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA SALESIANA - SHAPING TOMORROW

    El mundo se transforma constantemente debido a los avances tecnológicos y a los dinámicos cambios sociales. Las innovaciones tecnológicas se asemejan a veces a los excepcionales efectos especiales de una película, que evocan una emoción a través de la sofisticada aplicación del montaje. En una configuración tecnológica y social diferente, la Familia Salesiana, con su larga tradición de educar a los jóvenes, se enfrenta al reto de dar forma al futuro de la comunicación en el espíritu de Don Bosco. El lema SHAPING TOMORROW se convierte no sólo en el lema, sino también en la guía de las acciones que conducen al desarrollo dinámico de la comunicación salesiana en todo el mundo. El futuro de la comunicación salesiana es un viaje hacia la modernidad, pero con sólidas raíces en la tradición. La Familia Salesiana se encuentra en el umbral de una comunicación innovadora, caracterizada por un espíritu de personalismo, preocupación por el ser humano y respeto por su dignidad. En un mundo de aceleración digital, SHAPING TOMORROW pretende tender puentes entre generaciones y promover la colaboración entre las diferentes instituciones salesianas de todo el mundo. Es también un esfuerzo mediático para inspirar y alentar la participación activa de los jóvenes en la vida de la comunidad salesiana. La comunicación salesiana no consiste únicamente en transmitir información, sino sobre todo en construir relaciones. El impacto de los avances tecnológicos en los retos actuales de la comunicación a menudo oscurece esta preciosa imagen en el paisaje de las relaciones humanas. Por otra parte, mediante el uso de las nuevas tecnologías, la Familia Salesiana trasciende las fronteras, creando una comunidad cuyo corazón late simultáneamente en muchos rincones del mundo. SHAPING TOMORROW es una invitación a participar activamente en la creación de un futuro mejor a través de una comunicación salesiana sabia y responsable. Es un estímulo para comprender el marco cambiante de la comunicación social, asimilar los principios de una comunicación eficaz y valorar el papel de los medios de comunicación. Es también una apreciación de los cambios en la adaptación de los mensajes a la audiencia y de la comunicación multicanal. Se trata igualmente de una valoración del papel de los medios sociales en la evangelización, adoptar el concepto de misioneros digitales tal y como se debatió en el Sínodo de Roma en octubre de 2023, y guiarse por la ética cristiana en la comunicación. Por último, es un recordatorio de la necesidad de asignar recursos financieros adecuados a las actividades de los medios de comunicación y de buscar formas de educar a la Familia Salesiana en los medios de comunicación y en la comunicación interpersonal más ampliamente. Os invitamos a la Conferencia de Comunicación que se celebrará del 1 al 7 de agosto de 2024, en Roma.

  • SHAPING TOMORROW

    “Si rezas por la lluvia, tienes que lidiar con el barro también”. Así lo dijo Denzel Washington, recordando las palabras de su padre. En el contexto de los medios y la comunicación, la lluvia está representada por las nuevas herramientas y oportunidades tecnológicas del siglo XXI, como la inteligencia artificial, Internet de alta velocidad, los medios sociales, los ordenadores, los portátiles, los smartphones y las tabletas. El barro está representado por fake news, el cyberbullying y el hate speech, la desaparición de las habilidades sociales y comunicativas, los filtros y las burbujas de información, la exclusión digital, entre otros. SHAPING TOMORROW es el lema de la Conferencia Comunicación 2024, que se celebrará en Roma del 1 al 7 de agosto de 2024. SHAPING TOMORROW en comunicación social no es un paraguas protector contra el chaparrón; al fin y al cabo, esperamos que llueva, igual que deseamos una buena comunicación. Más bien, SHAPING TOMORROW trata de construir carreteras, aceras, alcantarillas y puentes, evitando y reduciendo el barro en la ciudad llamada comunicación social, Internet o medios sociales. En el contexto de las nuevas formas de comunicación, esto significa desarrollar las posibilidades tecnológicas siendo conscientes al mismo tiempo de los inconvenientes y desafíos. SHAPING TOMORROW a medida que cambia la era de la comunicación, es como abrir la puerta adecuada sin la actitud de ingenuidad de que hay una persona esperando detrás de cada puerta. La ingenuidad en el mundo de la tecnología moderna es como compartir sus emociones con la inteligencia artificial y creer que mostrará una empatía sin límites. Un smartphone moderno no es humano, un ordenador portátil no es humano, un servidor no es humano. Sin embargo, a veces nos comportamos ingenuamente, como si el hardware y el software sustituyeran a nuestra madre, nuestro padre, nuestra familia, nuestra comunidad y las emociones que experimentamos, los deseos que queremos cumplir y las necesidades que necesitamos satisfacer. Buscamos un ser humano donde no lo hay. Lo que obtenemos en su lugar es un sustituto caricaturesco de la humanidad, de las relaciones interpersonales y del tan deseado amor: la necesidad de amar a los demás y la necesidad de ser amados por los demás. SHAPING TOMORROW, por otra parte, significa construir una comunicación basada en una sólida antropología cristiana, sin una caricatura de la humanidad y con respeto por la dignidad humana. El desarrollo de la tecnología de la comunicación en las últimas décadas ha hecho de nuestra sociedad una aldea global, donde la información viaja a la velocidad de la luz. A veces, el poder de una pequeña noticia equivale al de un huracán del que habla el mundo entero. En un mundo en el que la comunicación se está convirtiendo no sólo en una cuestión de transmitir información, sino también de establecer relaciones e influir en la sociedad, SHAPING TOMORROW es una invitación a tomar parte activa en la configuración del mundo que está por venir. Sitúa al ser humano y su dignidad en el centro, en línea con la norma personalista de Juan Pablo II. SHAPING TOMORROW pretende ser una llamada a dar forma al futuro de la comunicación salesiana a través de una comunicación responsable y eficaz. SHAPING TOMORROW significa poner en el centro al ser humano y su dignidad. SHAPING TOMORROW es promover la enseñanza de la Iglesia sobre la comunicación social. SHAPING TOMORROW trata de la ética en la comunicación social basada en una antropología sólida. SHAPING TOMORROW quiere generar y promover soluciones en el campo de la comunicación mediante la investigación y el análisis, especialmente desde una perspectiva salesiana. SHAPING TOMORROW pretende reunir conocimientos e información para generar nuevas ideas, resultados y recomendaciones en el campo de la comunicación social. SHAPING TOMORROW en plena revolución digital exige la formación de los profesionales de los medios de comunicación. SHAPING TOMORROW es participar activamente en el debate público y buscar soluciones a los problemas de la comunicación social. SHAPING TOMORROW es actuar a escala internacional e influir en los procesos de toma de decisiones aportando recomendaciones y soluciones. Os invitamos a la Conferencia de Comunicación que se celebrará del 1 al 7 de agosto de 2024, en Roma.

bottom of page